El segundo día del juicio por los abusos sexuales en el Instituto Próvolo, debió ser suspendido momentáneamente para buscar la manera para que Nicola Corradi pueda seguir la audiencia, debido a que tiene un severo problema auditivo.

Te puede interesar: Fue a la morgue a despedirse y encontró que su hija estaba viva

El tribunal intentó resolver el primer pedido que hizo la defensora Alicia Arlota, sobre una transcripción en simultáneo para que el cura Corradi siga la audiencia.

Los jueces ofrecieron el uso de auriculares con un volumen más elevado que el habitual, pero luego de realizar una prueba verificaron que no servía esa opción y que solo escuchaba ruidos.

Propusieron entregarle una copia audiovisual de lo que pasa en cada jornada, pero la defensora del religioso se opuso debido a que no brinda una legítima defensa.

Los querellantes propusieron usar taquígrafos, como se realizó en el juicio a Jorge Bordón, pero aún no hay respuesta para esta opción.

Debido a esto, el tribunal pasó por algunos minutos a cuarto intermedio para definir qué hacer con esta situación.

Temas relacionados: