"Era una persona noble, callada, con muchos sentimientos, muy humanitario. Una persona querida por sus vecinos y amigos", detalló Gonzalo sobre su hermano Facundo Kako Martínez, quien murió el jueves pasado luego de ser baleado por un policía de la Federal en calles céntricas de Ciudad.

Tenía 42 años y era el cuarto de seis hermanos. Tenía 4 hijos, un nene de 6 años, dos nenas de 12 y 14 años y el mayor de 17, que dentro de pocos días cumple sus 18.

Te puede interesar...

"Estaba en estos días muy compenetrado con su trabajo porque dentro de unos días su hijo Diego cumple 18 y había alquilado un salón para festejarle el cumpleaños. Estaba entusiasmado y estaba trabajando hasta tarde para poder pagar todo", relató Gonzalo Martínez a El otro mundo, en Radio Nihuil.

Además de la pérdida de Facundo, el dolor e indignación de la familia es que en un primer momento se lo trató como un delincuente que había sido abatido por la Policía cuando robaba un auto, pero su hermano se encargó de limpiar su nombre.

facundo kako martinez.jpg

"Facundo era un luchador, una persona muy humilde que día a día trabajaba para sus hijos, adoraba a sus hijos. Hace un año, después de un estado profundo de depresión, consigue tener un flete, un camioncito. Lo vende y compra un autito y era su orgullo trabajar de llevar encomiendas de la tienda de uno de mis hermanos, particulares, y así logra tener otro autito, un Renault-12 y pone una empresita de encomiendas y traslado de personas", detalló Gonzalo.

"Kako era un apodo de chiquito. Cuando empezaba a hablar le preguntaban cómo se llamaba y decía Kaku, porque se llamaba Facundo y de ahí le quedó Kako. Se hicieron muchas conjeturas de su apodo, de su vida, de su historia", agregó.

"Me es difícil poner en palabras lo que pasamos en estos días, me es difícil tratar de explicar quién era mi hermano", dijo y agregó que la familia no deja de hacerse preguntas: "¿Qué pasó que mi hermano salió a trabajar y no volvió? ¿Qué pasó que el informe oficial del jefe del operativo dijo que había robado un auto, que andaba armado, que andaba con otra persona? ¿Qué pasó que nada de lo que se dijo fue verdad? ¿Qué pasó con la gente que lo esperábamos, con mi madre, con mis hermanos, con los que sentimos como seres humanos? ¿Qué pasó con la responsabilidad?".

Gonzalo sostuvo: "Mi hermano nunca estuvo preso. Tuvo problemas con la droga de chico y últimamente estaba con un muy buen tratamiento en una clínica, con tratamiento con psiquiatra, estaba muy bien. Él no estaba delinquiendo cuando lo matan, yo dudo de todo lo que dicen que pasó".

"A pesar de sus problemas, sus errores, y sus limitaciones era querido, ayudaba, tenía vocación de servicio, era muy buen padre, muy buen hermano, era totalmente solidario" y colaboraba con dos merenderos, uno de ellos Corazón Contento, en el barrio Laprida, quienes organizaron una marcha para recordarlo.

facundo kako martinez 3.jpg

"Le dispararon sin ningún tipo de sentido, se empezó a decir un que era un delincuente. Yo dudo que se haya escapado, que haya atropellado a los policías. Dudo que haya evadido un control. Él fue abordado por dos personas de civil y quizás se asustó. Yo creo que le dispararon estando parado y después manejó agonizando", indicó.

Además, contó que su mamá se enteró por la televisión, cuando vieron el auto, un Ford Mondeo, y poco después cuando dieron su nombre y mostraron su foto. No lo podían creer. Otro hermano de Facundo fue inmediatamente hasta el lugar y confirmó que era él.

"Mi madre dijo que lo vamos a tener en nuestro corazón porque es el único lugar donde nadie va a poder hacerle daño, y honrar su memoria porque era una gran persona y un gran padre".

El hecho

Ocurrió alrededor de las 20 en calle Federico Moreno a pocos metros de calle Catamarca, de Ciudad, donde Facundo "Kako" Martínez, de 42 años, estaba detenido con un Ford Mondeo.

Dos efectivos de la Policía Federal que estaban en un auto de civil, lo vieron como sospechoso y se acercaron a él al parecer para identificarlo.

No se sabe bien qué pasó, pero una de las versiones de la Policía indica que Facundo arrancó, atropelló a los uniformados y en ese momento, uno de ellos le disparó al ver que hizo un movimiento y creyó que iba a sacar un arma de fuego.

Ladron Muerto en el centro (1).jpg

Con una bala que atravesó su corazón, Facundo dobló por calle Catamarca, pero a los pocos metros se desvaneció, chocó con un auto y cayó a una acequia.

Cuando llegó una ambulancia del Servicio de Emergencias Coordinado, constataron que había muerto.

El policía fue imputado por homicidio agravado por ser personal de una fuerza de seguridad y permanece detenido, mientras que su compañera fue liberada, ya que ella no habría efectuado ningún disparo.

El acusado dijo que fueron disparos intimidatorios, que su intención no era matarlo, por lo que la fiscal de Homicidios Andrea Lazo espera los resultados de varias pericias como también las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona para ver si captaron el momento del hecho y si coincide con lo declarado por el detenido.