Diario Uno > Policiales > Caso Carleti

Caso Carleti: una policía complicó a los hermanos Guerrero

En el juicio por el caso Carleti hubo nuevos testimonios. Declararon dos presos que grabaron a Kevin Guerrero y también una policía que dijo ver a los hermanos

En el inicio de la segunda semana del juicio por jurados por el femicidio de Norma Carleti declararon dos presos que en principio participaron de la grabación a uno de los acusados -Kevin Guerrer-o en la que había confesado haber participado en el asesinato. Uno de ellos -apuñalado hace poco en el penal- dijo que no intervino en esa grabación y el otro, primero se negó a declarar, después contó que Guerrero decía que fue acusado injustamente y finalmente aseguró no recordar nada. También testimonió una policía que complicó a los hermanos Guerrero al decir que los vio escapar del domicilio de la víctima.

El crimen ocurrió en marzo de 2018 y tiene como imputados a Leonardo Hisa (ex esposo de Carleti); los hermanos Kevin y Alexis Guerrero y el padre de ambos, Juan Carlos Guerrero, quien tenía un vínculo laboral con el matrimonio. Todos arriesgan la pena máxima de prisión perpetua, encuadrados bajo la figura de homicidio calificado por el vínculo y homicidio calificado por ser cometido por precio o promesa remuneratoria: Hisa en calidad de instigador, Juan Carlos Guerrero como partícipe primario y Kevin y Alexis Guerrero, como coautores.

Te puede interesar...

El Juez Técnico David Mangiafico hizo lugar a nuevas declaraciones testimoniales y pruebas ofrecidas por las partes, para la valoración del jurado.

El juicio se desarrolla en el Auditorio Municipal Jorge Raúl Silvano, en Tunuyán.

carleti hisa juicioo.jpg
Leonardo Hisa.

Leonardo Hisa.

El testimonio de dos presos

El primer testigo en declarar fue un interno penitenciario que conoció a Kevin Guerrero y que se presumía como posible autor de la grabación en la que éste habría brindado una confesión del crimen de Norma Carleti. Sin embargo, el preso se desligó señalando: “No recuerdo nada porque en ese entonces pasaba mucho tiempo bajo los efectos de la droga. Si alguna vez hice declaraciones, no estaba consciente y son mentiras”, dijo.

Por otro lado, no negó conocer a Kevin Guerrero: “Como yo era referente del pabellón, lo recibí y por eso lo conocí. Pero no participé nunca de ninguna grabación, ni sobre esta causa ni sobre ninguna”. Luego señaló a otros dos presos como responsables de aquellas grabaciones que salieron a la luz: “Ellos son los testigos claves, yo no tengo nada que ver. Fui apuñalado varias veces, pero por otros problemas carcelarios que no tienen nada que ver con la gente que está ahí”, declaró señalando a los imputados.

Desde una cárcel federal en Neuquén y en modalidad virtual, declaró otro de los presos que conoció a Kevin Guerrero y que pudo haber presenciado una de las presuntas confesiones del crimen. El interno comenzó diciendo: “Este asunto me va a traer problemas, no voy a declarar nada”. Pero luego reconoció haber compartido celda con Guerrero en el complejo San Felipe. “Nunca hablé con él sobre el homicidio, aunque sí escuché lo que andaba diciendo. Decía que lo acusaban injustamente”, señaló.

Entonces la Fiscalía pasó a darle lectura a una declaración anterior del mismo testigo. En ella, dijo: “Éste chico contó con detalles cómo la mató, la cantidad de puñaladas que le dio y dijo que le pagarían con $300.000 y una camioneta. No lo presionamos para que diga nada, sólo le preguntamos cómo fue todo”. Acerca de esta declaración, el hombre que estuvo preso con Kevin Guerrero dijo: “No recuerdo, pero debo haberlo escuchado de un audio. Y tampoco sé si dijo la verdad o estaba mintiendo. Pero quiero terminar con todo esto, soy un sapo de otro pozo”, al tiempo que dijo que otro preso había grabado esa supuesta confesión y se despegó de haber intervenido en esa grabación. “Dijimos que lo grabamos 3, pero en realidad fue un solo compañero de pabellón, los otros dos no quisimos dejarlo solo y por eso dijimos haber participado”, explicó.

Luego dio detalles de las condiciones en las que se habría grabado un posterior video que le siguió al audio. “El video fue grabado en el pabellón 5, celda 10. Yo no tenía teléfono porque se me había roto hacía 2 días y lo grabó un compañero de celda. Todo el pabellón tenía celular”, señaló.

Luego, la defensa de Leonardo Hisa, repasó fragmentos de una carta que este testigo que cumple condena en un penal federal y que reconoció como propia. La misiva decía que el otro de los presos implicados en una supuesta confesión de Kevin Guerrero, había recibido promesas de beneficios a cambio de implicar a Hisa en el crimen.

MANGIAFICO.jpg
David Mangiafico, juez penal que, por primera vez, tiene a cargo la conducción de un juicio por jurado popular. El juez del Derecho, como se le dice en la jerga tribunalicia. 

David Mangiafico, juez penal que, por primera vez, tiene a cargo la conducción de un juicio por jurado popular. El juez del Derecho, como se le dice en la jerga tribunalicia.

El proceder de la policía

Una auxiliar de la policía de Mendoza ofreció su testimonio para ubicar a los hermanos Kevin y Alexis Guerrero, escapando de la casa de Norma Carleti en un Fiat 600 blanco, la medianoche del 5 de marzo de 2018. Esta mujer fue la primera oficial en tomar contacto con el caso. “Me desplazó hacia el lugar una llamada del CEO por un posible robo activo. Fui sola en el móvil por falta de personal. Al llegar al lugar, disminuyo la velocidad porque oigo un silbido fuerte. Vi salir de la casa y subirse al auto para escapar a Kevin y Alexis que luego subieron al auto. Kevin llevaba una mochila que no parecía tener elementos o dinero. Había una tercera persona masculina que no logré identificar”.

La oficial explicó que a Kevin Guerrero lo conocía con anterioridad, por diferentes procedimientos. Mientras que supo la identidad de Alexis una vez que éste estuvo detenido por la causa y pudo vincular que se trataba del conductor del Fiat 600 que vio la noche del crimen. En cuanto a los otros dos imputados, Juan Carlos Guerrero y Leonardo Hisa explicó: “Al primero lo conocí a través de las audiencias que aparecieron en los medios; y al segundo porque es un referente en la zona”.

Luego relató que siguió al auto, pero lo perdió y regresó a la casa en donde ocurrieron los hechos. “Al volver ya había algunos familiares en el lugar. Ingresé por la cocina y pude ver a la señora Carleti tendida en el suelo y con abundante sangre a su alrededor”, detalló.

Durante su testimonio, el Ministerio Público Fiscal mostró como prueba el audio en el que la auxiliar toma contacto con los hechos y los minutos posteriores en los que llega apoyo policial y se brindan descripciones de los sujetos que escapaban y el auto en el que lo hacían, al cual no pudo darle alcance. Sobre esta última cuestión, explicó: “Me desplacé en un Toyota Ethios que no estaba en condiciones para circular a velocidad. Era un auto que tenía ya su legajo con choques y vuelcos”.

Un punto de dudas se planteó en torno a la mochila que la efectiva dijo haber visto que llevaba Kevin Guerrero, ya que el acta policial que elaboró no menciona ese detalle. “Me tocaba manejar, solicitar apoyo, proceder y estaba sola. Es un error humano no haber descrito la mochila en el acta policial, porque pudo ser relevante”, explicó.

Ante las preguntas sobre por qué si conocía a uno de los sospechosos en la huida (Kevin Guerrero), no informó la novedad en el momento o no fue hasta la casa de los Guerrero, la oficial explicó. “Una vez que perdí el auto, regresé y me ocupé de continuar con procedimientos en la casa de la señora Carleti donde no sabía lo que había ocurrido”, dijo previo a realizar un croquis de lo que fue la persecución, sobre la cual se plantearon contradicciones entre lo que declaró y el acta de procedimiento que elaboró horas después del crimen.

También declaró bajo juramento el primer efectivo policial en llegar a la casa de Norma Carleti en los primeros minutos de la noche del 5 de marzo de 2018. “Cuando llegué, la nuera de la señora me abrió el portón con un control remoto. Entré y observé a la mujer tirada. Verifiqué el pulso y aún tenía, por eso llamé a la ambulancia. Me aseguré que ya no había nadie más en la casa. Luego llegó la ambulancia con el médico y el enfermero, que dijeron que ya no se podía hacer nada”, comenzó su relato.

Contó que al otro día de ocurrido el crimen, sus superiores le indicaron que debía constatar si los Guerrero se encontraban en su domicilio. “Me informaron que uno de los Guerrero (Kevin) estaba con prisión domiciliaria y pulsera electrónica. Primero me atendió su padre (Juan Carlos) y fue a despertarlo. Lo entrevisté. Se mostró muy nervioso y dijo que había estado en el patio de su casa”, dijo.

Por otro lado, este funcionario de la Policía de Mendoza se reconoció en un audio expuesto ante el jurado. En él se lo escucha a este efectivo comunicar al CEO: “Nno de los hijos manifiesta que desde la semana pasada habría una suma importante de dinero en la casa”.

Las pericias in situ

Una funcionaria de la Policía Científica brindó detalles del trabajo realizado en la casa de la empresaria asesinada, la noche del crimen. “Fui como colaboradora del perito actuante. Se levantaron muestras de sangre en parte de la cocina y el comedor, cuchillos que se encontraron en la cocina y las prendas de la señora como indicios”, fueron sus primeras palabras ante el jurado popular.

Esta especialista también habló sobre un informe que elaboró acerca de distancias entre puntos de interés. Esta tarea fue la que hizo para determinar la distancia existente entre la casa de la familia Guerrero (en el cruce de Melchor Villanueva y Francisco Delgado) y el lugar en donde luego fue encontrado incendiado el Fiat 600 que habría sido utilizado para llegar y luego huir de la casa de Norma Carleti (en callejón Escorihuela). Era de 1.100 metros.

Otro testigo que cumple funciones en la División de Delitos Tecnológicos de la Policía de Mendoza, se ocupó del análisis de las cámaras que captaron parte del periplo del Fiat 600, videofilmaciones a las que el jurado tuvo acceso. Así, el testigo analizó las filmaciones de un galpón de frutas ubicado a unos 400 metros de la intersección de Francisco Delgado y Melchor Villanueva; otra ubicada en la esquina de Alem y Dalmau y una casa que tomaron el paso del coche en diferentes momentos, desde los últimos momentos del 4 de marzo y los primeros del 5 de marzo de 2018.

Otro testigo

Una mujer que asesoraba legalmente a Carleti en el trámite de divorcio también prestó declaración este lunes en el Auditorio Municipal de Tunuyán e hizo un repaso cronológico de las últimas reuniones que mantuvo con ella. “Norma me contó que quería iniciar el divorcio por una mala relación con Leonardo Hisa. Luego hubo un intento de recuperar la relación. Mantenían una especie de noviazgo, vivían en casas separadas, pero se veían y hacían viajes juntos. Todo eso cambió cerca de enero o febrero de 2017 cuando hubo una asamblea de directorio en la Firma Las Lomas y Norma asistió porque se enteró de casualidad. Allí se hubo un conflicto grande porque ella había firmado papeles que luego fueron utilizados. Se sintió estafada y eso la decidió a iniciar el divorcio. Lo que ella pensaba es que Hisa usó ese año de noviazgo para generar un contexto de confianza y aprovecharse económicamente en las empresas”, dijo.

La letrada contó que desde entonces hubo convenios entre ambos que Hisa no cumplía. “Se habían divido los alquileres y sus cobros, pero él no lo respetaba. Eso le dio la pauta a Norma de que Leonardo no cumpliría ningún acuerdo, aunque fuera elaborado por ambos”, dijo.

De acuerdo a sus dichos, en diciembre de 2017 hubo una reunión para intentar a llegar a un acuerdo en la que ambos estaban presentes. “Fue un encuentro fallido porque los abogados de Hisa no estaban del todo empapados en cuanto a los bienes y nos pidió tiempo. En enero, cuando se estaba levantado la cosecha de durazno, Norma se contactó urgente porque no se le daba información de los precios de venta ni de las operaciones. Luego hubo otra asamblea de Las Lomas, ella no quería ir sola”, explicó la abogada.

Esta testigo dio detalles jurídico-legales de las instancias en las que se encontraba el matrimonio Hisa-Carleti en cuanto a la división de bienes. “Se iban a distribuir todo el patrimonio entre ellos, sin incluir terceros. Había un principio de acuerdo. Si esto pasaba, cuando el divorcio ocurriera, sólo restaría la separación de vínculo, y ya no habría bienes que dividir. Esto no se llevó a cabo porque había un conflicto importante con dos fincas de Las Lomas SA. Hisa reconocía que era un bien ganancial, pero decía que tenían un valor emocional muy importante. Quería que las dos fincas quedaran para él”, detalló.

En cuanto al vínculo entre Hisa y Carleti, la abogada dijo: “Las discusiones eran habituales y acaloradas. Lo económico estaba presente siempre. No había amenazas frente a nosotros (los representantes legales). Sí una vez ella me contó que él amenazaba con suicidarse en caso de que avanzara el divorcio o la división de bienes”, relató.

La mujer contó los detalles del último encuentro previsto con Norma. “El viernes 2 de marzo ella llegó de Buenos Aires y estando en el aeropuerto me envió un mensaje para reunirnos. Lo hicimos esa misma tarde. Allí contó que estando en Buenos Aires, había discutido a distancia con Leonardo. Intentamos comunicarnos con él para saber si había analizado las propuestas que habíamos realizado y no pudimos. Norma llamó a la empresa Carleti dos veces, una vez se cortó y la otra le dijeron que Hisa no había ido. Al otro día (sábado 3) recibí un mensaje de Hisa y otro de Norma. Él me decía en un audio que estaba todo acordado con Norma; y ella luego me lo negó”, recordó.

Esta testigo también habló sobre el encuadre legal respecto al contexto de violencia de género. “En ese momento recomendé a Norma no solicitar una medida de protección, porque entendí que eso le generaría más dificultades de acceso a Carleti SA (donde también trabajaba Hisa). Ella hizo esa consulta porque necesitaba sentirse más libre en cuanto a sus decisiones en la empresa. Nunca me dijo que temía por su vida”, dijo.

La asesora letrada le explicó al jurado que, de haber iniciado la demanda judicial, se hubiese tratado de un trámite sumamente costoso, dado que los cálculos de honorarios y el trámite, se hubiese hecho sobre la base de más de 15 propiedades que compartían como bienes gananciales. Por otro lado, confirmó que Norma Carleti le comentó que recibía montos fijos mensuales por el alquiler de diferentes inmuebles. “A través de un convenio, se habían distribuido la percepción de esos alquileres por un lapso de 4 o 5 meses”, señaló.

El testimonio hizo referencia a momentos de confidencia que alcanzó a establecer con su clienta. “Lloraba delante de mí algunas veces. Le dolía que Leonardo Hisa utilizara la casa del Barrio Las Praderas. Me contó que Hisa tenía una relación con una mujer joven y llegó a mostrarme publicaciones en redes sociales. Yo le pedí a ella que escribiera todo lo que le estaba pasando, pero no llegué a recibir lo que escribía. Me enteré de la muerte de Norma el lunes 5 a la 1 de la mañana y la vinculé mentalmente con la demanda de divorcio”, contó la abogada al jurado.

A instancias de la defensa de Hisa, la letrada escuchó un audio en el que Carleti hablaba con sus asesores y se planteaba una estrategia a seguir y la posibilidad concreta de incluir un contexto de violencia de género en una demanda penal. Al respecto, la testigo dijo que “no sabía que Norma nos grababa, me estoy enterando ahora”. En otro de los audios ventilados ante el jurado, se escucha a Hisa diciéndole a la testigo: “Mire doctora, si quieren iniciar el divorcio y presentar los papeles, háganlo. Yo no estoy dilatando nada. Norma se fue de viaje. Yo quiero terminar con esto porque me tiene bastante mal”. La abogada confirmó que ése fue el último contacto que tuvo con Hisa. En otro de los audios dados a conocer, Hisa le dice a quien era su esposa: “Si querés iniciar el divorcio, hacelo y te quedás tranquila. Yo he aceptado todas las condiciones, he ofrecido todas las alternativas”. El audio, le fue exhibido a la letrada porque ella declaró que Carleti le reenviaba audios; sin embargo, señaló que este último no lo había escuchado nunca.

Lo que viene

El Juez Técnico que preside el debate, David Mangiafico, dispuso el cuarto intermedio hasta este martes a las 9. Para entonces, se espera que el jurado popular escuchará detalles de las medidas de investigación que la Policía llevó adelante con posterioridad a los hechos, además de informes sobre los celulares que fueron secuestrados y los resultados de diferentes intervenciones telefónicas.

Además, prestarán declaración funcionarios penitenciarios que tuvieron relación en diferentes instancias de la causa, con los imputados Kevin y Juan Carlos Guerrero.