Un hombre de 49 años, chofer de Uber, es intensamente buscado por su familia y por la Policía luego de no saber más nada de él. La última comunicación la tuvo con su madre, pero luego su celular fue apagado.

Se trata de Pablo Emili, de 49 años, tiene un hijo de 13 años y vive junto a su esposa en Godoy Cruz.

Te puede interesar: Cómo conseguir la ciudadanía española: quiénes pueden, qué deben presentar.

El miércoles en la mañana hizo lo mismo de todos los días. Llevó a su hijo al colegio, regresó a su casa a tomar un café y cerca de las 9.15 salió a trabajar en su Renault Clío. Hace tres meses que es chofer de Uber.

Delia, su madre, contó que estaba contento con su nuevo trabajo, que se estaba acomodando a los horarios, ya que trataba no trabajar de noche debido a que es más peligroso.

Te puede interesar: Después de Zonda en altura y un frente frío, se espera que por fin llovizne.

La mujer, muy angustiada, contó que ayer a las 12.30 su hijo le mandó un WhatsApp donde le decía que hacía unos viajes más e iba a visitarla a su casa en Vistalba.

“Yo vi los mensajes a las 12.50 y le contesté: ‘Vení, te espero’”, comentó Delia.

Cerca de las 13, la esposa de Pablo llamó a su suegra para saber si sabía algo de él, debido a que no le contestaba el teléfono. Delia le contó la última comunicación que tuvo con su hijo, y al chequear nuevamente el Whatsapp vio que no había leído sus mensajes.

Esto alertó a las dos mujeres, quienes insistieron con el teléfono de Pablo, el cual daba constantemente apagado. Cerca de las 16, y ya muy asustadas, decidieron ir hasta Uber para que les dijeran la última ubicación que tenían de él.

La respuesta no fue la esperada, debido a que la empresa les dijo que no podían brindar esa información sin un pedido formal por parte de la Justicia.

Inmediatamente las mujeres fueron a hacer la denuncia a la Oficina Fiscal Nº 17, de Godoy Cruz.

Luego, personal de Búsqueda de Personas se puso en contacto con ellas. Les dijeron que estaban buscando a Pablo, pero hasta la mañana de este jueves no hay noticias de él.

Según relató Delia, los policías le dijeron que no estaba en ninguna morgue ni en ningún hospital, por lo que siguen intensamente la búsqueda.

Además, les indicaron que la información que le dio personal de Uber no fue muy precisa, por lo que no sería de mucha ayuda.

La mujer aseguró que su hijo siempre fue muy trabajador y un hombre que no tenía tiempo ni para hacerse problemas. Antes de Uber, alquilaba playas de estacionamiento en el centro y trabajaba en las mismas.

Su padre es contador, y lo ayudaba con sus finanzas, por lo que no creen que haya tenido alguna deuda pendiente.

Te puede interesar...