No hay detenidos

Asesinaron de un disparo en la cabeza a un prestamista en Guaymallén

Por UNO

Era prestamista. Había ido a cobrar un dinero. Pero terminó asesinado. El homicida le robó la moto. Esa es la primera reconstrucción que han hecho los investigadores por el crimen ocurrido en la tarde de este viernes en Guaymallén.

Te puede interesar: Los rugbiers perdieron el bronceado y se complica la rueda de reconocimiento

Cerca de las 15 ingresó el llamado al 911. Una persona alertaba que había escuchado un disparo en las inmediaciones de calle Sánchez, a un centenar de metros del carril Godoy Cruz, en Los Corralitos.

Cuando personal policial llegó se encontró un cadáver sobre el costado del camino. Comenzaron las averiguaciones y la primera versión apuntó a un robo: los vecinos aseguraron que el atacante había huido en una moto. Y justamente, era el vehículo de la víctima.

Sin embargo, con el correr de los minutos identificaron a la víctima fatal con sus huellas dactilares en el sistema biométrico. No sólo figuró que era Carlos Sosa Escalante (33) y tenía dos antecedentes de 2010 y 2011 por robo simple y encubrimiento si no que lograron detectar que era prestamista.

Esta información fue corroborada por el entorno de la víctima, quienes además agregaron que había salido de su casa en el barrio El Amanecer para cobrar un dinero.

Ahora, la principal línea que siguen los pesquisas es que el homicidio se motivó por problemas de dinero. De todas formas, el fiscal Gustavo Pirrello no da por descartada ninguna hipótesis en las primeras horas de la causa.

Lo concreto es que el asesino actuó con revólver, ya que no se hallaron cartuchos en el lugar. Fue un disparo en la parte trasera del cráneo lo que terminó con la vida del hombre.

También se confirmó que el autor del hecho se llevó la moto de la víctima fatal, aunque creen que lo hizo para huir del lugar y no que fue éste el motivo del crimen.

Dejá tu comentario