Diario Uno Policiales

Ambos fueron ejecutados de disparos en la cabeza. Oscar Guzmán había estado preso en Francia, Italia y Chile y se ocultaba en Mendoza desde hacía 5 años. Lo torturaron antes de rematarlo. Era suegro del capo mafioso milanés Salvatore Ciulla, condenado

Asesinaron a sangre fría a un matrimonio de narcos chilenos en su lujosa casa de Vistalba

Por UNO

Por Soledad Segadesegade.soledad@diariouno.net.ar

Seguir leyendo

Un matrimonio chileno vinculado a una de las mayores banda mafiosas del vecino país e Italia fue asesinado la madrugada este viernes de sendos disparos calibre 9mm en las cabezas, en un crimen ocurrido en su lujosa casa de Vistalba, donde se instalaron hace 5 años, presuntamente en una caso vinculado al tráfico de estupefacientes.

Se trata de Oscar Guzmán (68), apodado El Vinchuca y Carmen Honorato. El hombre ya había estado preso por narcotráfico en Francia, Italia y Chile y acá era “seguido de cerca” por la Dirección de Lucha contra el narcotráfico de la Policía de Mendoza.

Su conexión con las mafias internacionales de las drogas comenzó hace décadas cuando su hija Plaudina se casó en Milán con Salvatore Ciulla, quien murió mientras cumplía condena en una cárcel italiana junto a su hermano Cesare, según un artículo del diario chileno La Cuarta.

De acuerdo a ese periódico, ambos fueron procesados por el juez Giovanni Falcone, quien antes de morir en un atentado con auto bomba, en 1992, había condenado a 400 mafiosos de todos los clanes de Sicilia, muchos de ellos comprometidos con la adjudicación ilegal de licitaciones de obras públicas, principal lavadora para el blanqueo de activos.

En cuanto al homicidio ocurrido ahora en Mendoza, los cuerpos desde matrimonio fueron hallados por un vecino en su casa de calle Cerro Aconcagua 2.615, detrás del boliche Al Diablo, en Vistalba.

El vecino, dueño de la pizzería La Fontana, había sido alertado por uno de los hijos del matrimonio (cuyo nombre no trascendió), luego de que intentara comunicarse con sus padres durante cinco días desde Chile. En la casa de Vistalba las luces y el televisor estaban prendidos y el pizzero llamó a la policía.

Los efectivos se encontraron con un cuadro de guión del cine, cuyas huellas y rastros son las bases con las que cuenta el fiscal especial Santiago Garay para desenredar la trama.

El cuerpo de la mujer estaba en su habitación, con una almohada en la cabeza, presuntamente usada para amortiguar el disparo. Guzmán fue encontrado en el patio. Tenía heridas cortantes en el cuello y en una pierna, fruto de torturas, pero fue un disparo en la nuca lo que terminó con su vida.

Por el avanzado estado de putrefacción, los pesquisas estiman que llevaban más de 72 horas muertos.

En la casa estaba todo revuelto, pero a simple vista no faltaban electrodomésticos, ni elementos de valor. Los pesquisas investigan si se llevaron dinero o drogas. 

Para leer► La cinematográfica historia del narco asesinado en Mendoza