Policiales Femicidios
Femicidios

El último adiós de Barreda: en soledad y en el cajón más barato

Por UNO

Lejos quedó esa polémica y malograda fama de Ricardo Barreda. Lejos también quedaron esas bizarras escenas de algún desquiciado pidiéndole un autógrafo tras haber matado a su esposa, dos hijas y a la suegra. Este miércoles fue sepultado en soledad, sin que nadie quisiera hacerse cargo de los gastos y en un cajón que resultó ser el más barato del mercado.

Te puede interesar: IFE ANSES cuándo cobro el bono, cómo reclamar si me rechazaron y de cuánto será el refuerzo

Fue enterrado en soledad, con la única compañía de dos operarios y de un sepulturero. Con una lápida hecha con pocas ganas y su nombre escrito de una manera no muy prolija.

Tampoco hubo curiosos. La pandemia fue en parte responsable de ello. Ni siquiera el PAMI apareció ya que su documentación no aparecía. Finalmente fue el geriátrico en donde se encontraba el que se encargó y le dio el cajón más barato que encontró, le explicaron a Infobae.

A lo largo de su vida, Barreda perdió amigos. Pero cuando recuperó la libertad el 29 de marzo de 2011 se reinventó. Tuvo una segunda vida. Se fue a vivir con su novia Berta, se hizo amigo de algunos vecinos y de familiares de su novia. Y recuperó una vieja amistad. Es más: ex pacientes lo llamaban para que les arreglara las muelas.

El día que apareció en un hospital de General Pacheco y dijo llamarse de otra manera, se hizo amigo de una enfermera. Ella hasta lo invitó a su casa par festejarle el cumpleaños. "Yo hubiera ido a su entierro. Pero tenía que trabajar. Conmigo fue una buena persona”, dijo la mujer.

Temas relacionados:

Dejá tu comentario