País Viernes, 18 de mayo de 2018

Soldados de Malvinas denuncian torturas de sus jefes en la guerra

Avanza una pesquisa que involucra a 26 militares de alto rango para los que la fiscalía pidió su detención. Testimonios terribles hablan de estacamientos, entre otros vejámenes.

El titular de la Fiscalía Federal de Río Grande, Marcelo Alejandro Rapoport, aseguró que hubo crímenes de lesa humanidad a raíz de las torturas que soldados argentinos habrían padecido por parte de oficiales de Ejercito en la guerra de Malvinas.

"Hubo muertes a raíz de torturas. Hay gente que ha quedado con secuelas muy grandes. Hay muchos (ex soldados) que han optado por el suicidio por no soportar las consecuencias", manifestó Rapoport.

"Había estacamiento, los mojaban para que tuvieran frío. Si ya es triste ir a una guerra, mucho más lo es si oficiales de tu propia tropa te tratan de esa manera", añadió en declaraciones a FM Blue.

El miércoles el fiscal pidió la detención y las declaraciones indagatorias de 26 militares en la causa donde se investigan los crímenes que sufrieron conscriptos argentinos durante la guerra de Malvinas, y que fueron calificados de "contra la humanidad".

"Fuimos recolectando declaraciones testimoniales de las propias víctimas, de las personas que habían sido víctimas de estas torturas, de estos tratos inhumanos, y de compañeros que han visto cómo se había tratado a gente que estaba con ellos", indicó el fiscal.

"Hubo una gran colaboración de la Procuraduría de Lesa Humanidad de la Procuración General de la Nación, que también colectó mucha información y se desembocó en que pudiéramos pedir de la detención y la indagatoria de 26 personas", agregó.

La presentación del Ministerio Público Fiscal se circunscribe a 22 hechos de tortura ocurridos en la isla Gran Malvina, específicamente en el ámbito de la fuerza de tareas Yapeyú, dependiente de la III Brigada de Infantería. "Las declaraciones son desgarradoras. Uno no se quiere imaginar lo que es el teatro de operaciones de una guerra, estar en esas condiciones y más sufriendo torturas", señaló Rapoport.

"Una de las pruebas importantes son las actas que les hacían firmar (a los conscriptos) una vez que regresaron al continente, donde indicaban que no habían sufrido ningún tipo de perjuicio en su contra", agregó.

La demanda había sido presentada en 2007 en los tribunales de Tierra del Fuego, que es la jurisdicción a la que pertenecería Malvinas, a partir de la denuncia de Pablo Vassel, entonces secretario de Derechos Humanos de Corrientes, basado en testimonios de ex combatientes conscriptos sobre hechos delictivos como homicidios, abandono de persona seguido de muerte, torturas, vejámenes y coacción.