País Jueves, 22 de noviembre de 2018

La madre del Presidente

Insultar a Macri es una moda que se extiende entre peronistas, izquierdistas y glamorosos de clase alta.

Charly García lanzó al auditorio: "Mauricio Macri, la puta que te parió". Fue hace unas semanas en un show que dio en Córdoba. Algunos argumentaron: "Es Charly", como sugiriendo que el astro está más allá del bien y del mal. Otros lo tomaron como un chiste. Es sabido que este talentoso músico ha tenido una cambiante relación con los políticos más famosos, desde Alfonsín en adelante.

No ha sido precisamente la coherencia política lo que lo ha guiado. Carlos Menem no nos deja mentir.

A los pocos días, en México, al recibir el premio Fénix al mejor actor por su rol de Robledo Puch en la película El Ángel, el joven actor Lorenzo Ferro, quiso posar de contestatario y lanzó un "Fuck you, Mauricio Macri", al que metió en la misma bolsa que a Donald Trump.

Esto ya es una costumbre en muchos recitales rockeros, sobre todo, en los de rock barrial, igual que en algunas canchas de fútbol, donde se cantan consignas contra el Presidente.

Si algo faltaba a esta moda, inspirada en movidas peronistas -particularmente kirchneristas- y de grupos de izquierda, lo trajeron hace unos días esos cuatro jóvenes de clase alta (tres chicas y un muchacho), que intentaron ingresar a una casa de fin de semana de Mauricio Macri, mintiendo sobre sus identidades y al grito de "Macri, gato", creyendo que así se convertían en rebeldes glamorosos.

Todas estas cosas tienen que ver con la libertad de expresión, sí, pero también con una extendida tilinguería, donde muchos quieren aparecer como luchadores políticos cuando no lo son.

Por eso, ha llamado la atención -por lo inusual- lo que ocurrió el fin de semana en un recital de La Beriso en la cancha de Vélez, ante 30.000 personas que celebraban los 20 años de la banda.

Rolando Sartorio, líder del grupo, agradeció al público por pagar una entrada, que no era barata, en un momento en que la cuestión económica no es floreciente. Un sector del público creyó que el artista estaba dando pie para insultar al Gobierno Y comenzaron los insultos a Macri.

La reacción del artista no se hizo esperar: "No puteen a nadie, que no lo dije para que hagan eso. Nosotros venimos a disfrutar, no a mostrar banderas políticas. No votamos contra nadie".

Cualquier otro con menos escrúpulos hubiera aprovechado la volada para quedar como un progre de la gran siete. No fue así. Y es noticia.

Más noticias