Mendocinos por el mundo Martes, 3 de julio de 2018

Juan Brunet, un pibe que lleva el fútbol en sus genes

Una buena herencia. El volante del Lugo de España es hijo del ex Maipú y Gutiérrez Héctor Daniel Brunet y nieto de Hugo Bordín, ex titular de la Liga Mendocina de Fútbol

Gustavo Priviteraprivitera.gustavo@diariouno.net.ar

El pibe lleva el fútbol en sus genes. No hay forma de que pueda evadir ese estigma que tiene en su cuerpo. El protagonista de esta historia es Juan Ignacio Brunet Bordín (20), un volante mixto (puede ser tapón o de salida) de 1,90 metros nacido en el Hospital Español y maipucino de pura cepa.

El chico se inició en le escuelita Norberto Meca, pasó por Godoy Cruz (donde fue campeón de la Liga Mendocina y también actuó en la AFA) y también estuvo en una preselección nacional sub 17 en el 2014, que dirigía Miguel Ángel Lemme.

A los 17 años el destino lo puso enfrente al Gremio de Porto Alegre, luego desembarcó en Atlético Paranaense (donde se hizo amigo del ex River y Porto de Portugal Lucho González) y ahora jugará en el Deportivo Lugo, un equipo que se desempeña en la segunda división española.

-¿Seguiste entrenando para prepararte para la nueva experiencia?-Empecé a entrenar hace dos semanas porque el 12 me voy a Europa, ojalá pueda salir todo de la mejor manera porque quiero triunfar en la segunda división de España.-¿Por qué te fuiste del Tomba?-Fue una etapa muy importante porque fue mi primer equipo grande, las presiones ya se empezaron a sentir de otra forma, pero el fútbol no deja de ser un juego, aprendí mucho y lo principal es que hice amistades. Al final tomé mi rumbo y me tuve que ir.

"Lucho González es de diez como persona"

Juan Brunet , quien es hijo del ex Maipú y Gutiérrez Héctor Daniel (54) y nieto del ex presidente de la Liga Mendocina de Fútbol Hugo Bordín (fue diputado nacional e intendente maipucino), estuvo acompañado por su hermana, Agostina (25). Expresó que "me acuerdo cuando a los 6 o 7 años me recibió Norberto Meca, que fue una de las mejores personas que conocí en el fútbol porque me enseñó todo lo que sé. Me mostró lo lindo que es el fútbol".

De sus momentos en Brasil (estuvo en Porto Alegre y Curitiba), dijo: "Lo primero era la curiosidad de lo que me pudiera pasar porque no era consciente de que estaba a 2.700 kilómetros de mi casa y que no estaba mi vieja (se llama María Eugenia y tiene 51 años) para hacerme un café con leche y me costó mucho el portugués, pero me trataron muy bien".

De lo que vivió con su ídolo Luis González señaló: "Lucho es de diez como persona, me enseñó muchas cosas. No me imaginé ser amigo suyo e ir a comer un asado con él".

Dejanos tu comentario