Oscar Ariel González Mezzenasco (45) dejó una huella en el fútbol mexicano y tantas satisfacciones que tuvo allí (formó una familia) hicieron que el ex Huracán Las Heras, Independiente Rivadavia y Gimnasia y Esgrima se afincara en ese país.

Te puede interesar: Una escultural golfista reveló que juega sin ropa interior

El ex delantero de Jorge Newbery, Luján, Chacras y Villa Atuel de San Rafael, quien es ídolo en el Irapuato mexicano, repasó su carrera con Ovación y se refirió a la partida de su hermana Mónica y de su cuñado Pablo Gómez (el ex Huracán Las Heras y Godoy Cruz y su esposa fallecieron en el 2001).

Te puede interesar: Ex piloto de Fórmula 1 está internado en grave estado

 Embed      
 Embed      
 Embed      

-¿Cómo vivís estos momentos con la pandemia?

-La verdad que estoy con un poco de miedo en mi casa, sin embargo estoy respetando los cuidados sanitarios.

-¿Cómo está México con ese tema?

-Como en todo el mundo hay muchísimos contagiados, con gente todavía incrédula que no sigue las medidas que pone el gobierno. Hay que pensar que en México somos 120 millones de habitantes.

-¿Cuántos casos y muertos hubo en el lugar donde estás?

-Yo vivo en Irapuato (Guanajuato), hay 5637 casos confirmados y hasta el momento 357 defunciones.

-¿A qué te dedicás?

-Tengo dos trabajos, uno en el gobierno como coordinador de fútbol que se en un lugar que se llama Comudaj y otro en el club Campestre Irapuato (es privado), donde estoy de profesor de la academia de fútbol.

-¿Por qué te fuiste a vivir a México?

-Por lo económico, por trabajo y formé una familia acá.

-¿Tu cuenta pendiente fue ser campeón en ese país?

-Lo único que me faltó fue salir campeón y goleador con San Luis, cuando perdimos una final, hice 10 goles y el máximo anotador quedó con 11. Sin embargo, en el ascenso tengo 4 campeonatos como goleador -2 ascensos-, 3 premios Citlali y más de 250 tantos.

-¿Cómo fue tu despedida en Irapuato?

-Hay una sola palabra, inolvidable, se me cayeron las lágrimas porque sabía que un día iba a llegar. La gente se metió al estadio y me dieron una vuelta en hombros coreando mi nombre.

-¿El mejor club donde jugaste fue América?

-Sí, por la historia y la infraestructura, pero Pumas es un equipo más chico con muchos hinchas o afición cómo le dicen acá.

-¿En qué equipo la pasaste mejor, te sentiste identificado y
querido?

-Pasé por seis equipos (San Luis, Querétaro, Irapuato, América, Pumas y Veracruz) y son dos los conjuntos con los que me siento identificado y querido, San Luis e Irapuato. Ahí pasé mis mejores momentos como jugador, con los dos ascendí a primera división y salí goleador.

-¿Cómo podés recordar a tu hermana Mónica y a Pablo Gómez a tantos años del accidente?

-Nunca se me olvida ese día el beso de mi hermana de despedida, no pensé que sería el último y el abrazo de mi amigo Pablo, no digo cuñado porque a él siempre lo consideré amigo. Cuando jugábamos en Huracán andábamos para todos lados juntos, se puso de novio con mi hermana y la amistad seguía igual, no cambió para nada.

-¿Has ayudado mucho a sus hijos?

-La verdad siempre que pude los ayudé, pero como no me llevo bien con sus abuelos me hubiera gustado pasar más tiempos con ellos.

-¿En qué barrio vivías cuando eras chico y de quién sos hincha en Mendoza?

-Viví en Godoy Cruz, en el barrio Virgen Del Valle, tuve otra etapa otra en el Barrio San Martín y terminé en el barrio La Estanzuela.

Hice las inferiores en Gimnasia y Esgrima y mi viejo es hincha de ese club, por eso me llevó a jugar allí.

Después pase por varios clubes, soy hincha de Huracán las Heras y una parte de mi corazón es blanquinegro.

-¿Cómo fue el primer día que te probaste en un club?

-Sabía que era mi oportunidad de vivir de lo que siempre soñé y luché por eso, era un objetivo que me había propuesto desde niño el poder jugar como profesional. Siempre tengo grabada una frase que me marcó: 'Lo importante no es llegar sino mantenerse'.

Su familia

La familia de Ariel González está integrada por su esposa, Tania Palafox -es mexicana y está casada con el mendocino desde hace 11 años- y por sus hijos, Matías (25), Lucas (20), Cristian (18), Pablo (15), e Isabella (6).

Temas relacionados: