Sábado, 23 de junio de 2018

Contra Nigeria, Argentina para un nuevo once

El ingreso de Armani en el arco y la salida de Agüero serían los cambios más fuertes para el martes.

Jorge Sampaoli volvió a poner en funcionamiento la maquinaria organizativa de cara al partido del próximo martes ante Nigeria, que determinará el rumbo definitivo del seleccionado argentino, en medio de un clima enrarecido por las cada vez más profundas diferencias entre el cuerpo técnico y los futbolistas, y entre las variantes que realizará estará el debut absoluto en el arco de Franco Armani por Wilfredo Caballero y el probable ingreso de Gonzalo Higuaín por Sergio Aguero.

En el único entrenamiento del día, ya que por la tarde los jugadores recibieron las visitas de sus familias, los indicios sobre lo que tiene previsto hacer Sampaoli con la formación del equipo ante los africanos se diluyeron en un "siete contra ocho" que tuvo a dos comodines: Lionel Messi y Éver Banega.

Cristian Ansaldi, Federico Fazio, Giovani Lo Celso, Maximiliano Meza, Paulo Dybala, Cristian Pavón y Sergio Agüero formaron un equipo que se enfrentó a otro compuesto por Eduardo Salvio, Marcos Rojo, Nicolás Tagliafico, Javier Mascherano, Ángel Di María, Marcos Acuña, Gonzalo Higuaín y Enzo Pérez.

Los tres arqueros, como siempre, trabajaron aparte, mientras Lucas Biglia, Nicolás Otamendi y Gabriel Mercado permanecieron en el gimnasio atendiendo distintas dolencias.

Aunque todo es prematuro aún, porque como le confiaron a Télam los jugadores están molestos porque el técnico "los vuelve locos" con sus constantes cambios, se perfila para el tercer y decisivo partido ante Nigeria un equipo con el retorno de algunos históricos excluidos de la titularidad y la vuelta al 4-4-2 tan requerido por los referentes. Armani; Mercado, Otamendi, Rojo y Tagliafico; Salvio, Mascherano, Enzo Pérez y Acuña; Messi e Higuaín,sería en principio el equipo que empezó a trabajar en la mente del técnico.

La salida de Aguero, que este sábado recibió un mensaje del presidente Mauricio Macri, para que ingrese Higuaín, sería otro de los fuertes golpes de timón que daría el entrenador para enderezar un barco que anda a la deriva por Rusia y al que ni el capitán Messi le puede enderezar el rumbo.

Más noticias