Diario Uno > Opinión > Florencia Peña

Florencia se repite en las redes, como Telefe hace con "Casados con hijos"

Las feministas más militantes no aceptan a Florencia Peña como alguien con galones para interpelar al machismo. Creen verla como una especie de impostora a la que le falta coherencia

Florencia Peña es una famosa entrepreneur de su propio cuerpo. Una de sus principales fuentes de ingresos monetarios es la de mostrar a diario su trabajada figura en las redes sociales donde juega a la sensualidad con cierta cuota de humor y desparpajo.

En los últimos días ha sido muy criticada por numerosas feministas que la han acusado de ser superficial y de no tener autoridad para salir en defensa de las mujeres maltratadas y discriminadas. Aseguran que su exhibicionismo diario es cosificador y que eso le impide ser creíble en una campaña contra el machismo.

Te puede interesar...

Cuando uno juega fuerte en cualquier orden de la vida tiene que estar preparado para las consecuencias, máxime ella que vive asegurando a los cuatro vientos que con su actual pareja practican el poliamor y que a la vez promociona inminentes tríos (y no precisamente de canto) con El Polaco y Barby Silenzi. Y que siempre será recordada por aquel video de su intimidad conyugal, desliz por el que Peña anduvo de boca en boca entre los argentinos.

Hacer pucheros

Por eso ha llamado la atención que Florencia Peña haya salido ahora a hacer pucheros y a llorar ante las cámaras por la catarata de críticas recibida a raíz de la producción fotográfica que hizo para la revista Gente con el fin de crear conciencia sobre esa plaga social que son los femicidios. Peña asegura que en ese trabajo visual puso su mejor fibra de actriz y que no se lo han sabido reconocer por prejuicios, siendo que ella tiene "tanta empatía" con las mujeres maltratadas.

En opinión de muchos, pero en especial del feminismo más militante, lo de Florencia en Gente no ha resultado creíble. Consideran que lo que ella hace habitualmente es cosificar el rol de las mujeres. "Feministas grosas me han tratado de manera espantosa mediante mensajes privados", reveló la actriz de "Casados con hijos".

La famosa "Pechocha" cobra regalías cada vez que muestra sus atributos físicos en internet. Tiene auspiciantes y muchos seguidores. Su campo de acción e influencia incluye los medios tradicionales digitalizados que también le replican sus "producciones" y performances fotográficascon harta y cuestionable frecuencia, lo que les permite obtener más "clickeos", es decir visitas a esos sitios. El gancho suelen ser con títulos tan pavos como "Flor quedó al borde de la censura" o "Flor se pasó de la raya y muestra todo".

"Dicen que yo no encajo en el prototipo de las que se espera que hagan visible la problemática de la mujer golpeada, abusada y asesinada" aclara ella. Y no, Flor, para qué te vamos a engañar.

Entonces ella retruca: "Es que hay como una figura muy prefijada de lo que debe ser una feminista, que no tiene nada que ver con la imagen que yo doy". Y sí, Flor, vos has visto lo que son esos colectivos de minas jodidas.

Entonces ella resume la situación con un tajante "Es que yo interpelo mucho al feminismo". Claro, Flor, ponele.

Una y otra vez

Florencia, que siempre critica con humor a Telefe porque ese canal sigue repitiendo hasta el hartazgo, una y cien veces, los capítulos de Casados con hijos, debería preguntarse si ella no está haciendo lo mismo con sus historias diarias en las redes sociales donde se saca la ropa para calentar el ambiente, y al otro día lo mismo, y al otro...como en la película El día de la marmota.

Este columnista cree, no obstante, que la etapa extra artística más fulera de las que ha vivido Florencia Peña fue cuando actuó -en la vida real- de militante kirchnerista esclarecida. En esa época me parecieron tan falsas y forzadas todas las cosas de las que alardeaba, que no podía menos que reírme para no sufrir. Ni la esclarecida política, que nunca fue; ni la aspirante a feminista militante, que nunca será, pese a la empatía creíble que siente por las mujeres violentadas. Por eso, estimada Peña, creo que el humor jodón y pueblerino, es lo tuyo. Lo que hacías con Sambucetti en Poné a Francella, por ejemplo, es lo que se parece más a vos.