Diario Uno > Mundo > Violación en manada

Violación en manada: se suicidó una soldado

En Estados Unidos se suicidó una soldado. Su madre asegura que la causa de la tremenda decisión fue que la mujer sufrió una violación en manada de sus compañeros

Se suicidó una soldado que fue víctima de una violación en manada por sus compañeros del Ejército de los Estados Unidos. Así lo asegura Debbie Robinson, madre de Morgan Robinson, la militar de 23 años que tomó la dura decisión.

Morgan tenía 21 años cuando se armó de valor y decidió unirse al Ejército de los Estados Unidos, algo que había anhelado desde que era muy chica. Pasó seis años en la Guardia Nacional, hasta que en 2016 le llegó la noticia esperada: sería transferida por primera vez fuera de su país, a Kuwait. Sin embargo, allí comenzó la pesadilla.

Te puede interesar...

Debbie Robinson, su madre, cuenta la historia, ya que Morgan no puede: se suicidó tras haber sido violada en manada por sus compañeros. Su familia denuncia que el Ejército no hizo nada al respecto. "Cuando estaba en Kuwait, uno de sus superiores la agredió sexualmente y la acosaba continuamente", contó Debbie. Según detalló, en aquel momento Morgan realizó la denuncia correspondiente, pero "nada pasó".

En medio de todo el caos de la situación, Morgan fue enviada a Afganistán. Y la historia se repitió: según contó su madre, fue violada nuevamente, esta vez en manada, por varios de sus compañeros.

La mujer aseguró que su hija "estaba muy asustada, porque la amenazaron. Además, sabía que su denuncia no llegaría a ninguna parte. No pasó nada en Kuwait con la agresión sexual y el acoso, entonces, ¿por qué iban a hacer algo en Afganistán?", se preguntó Debbie.

El desenlace es estremecedor: en 2018, Morgan se suicidó. Lo hizo meses después de que James Mattis, por entonces secretario de Defensa, afirmara que había tolerancia cero para la agresión sexual. "Si bien las bajas en el campo de batalla son una realidad de la guerra, no aceptaremos bajas debido a las agresiones sexuales en nuestra familia militar", había asegurado.

Encubrimiento y pedido de justicia

Meses después de todo esto, Debbie pide justicia por su hija. "Ella estaba haciendo un trabajo que amaba, y lo hacía por su país. Y pensar que eso es lo que le quitó la vida, es es lo que la rompió... Querían su cuerpo y se llevaron su alma", remarcó.

Hasta hoy, ninguno de los culpables aparece. Y, según Debbie, se intenta tapar todo lo sucedido: ella accedió a los documentos de la investigación oficial tras el suicidio de su hija, y varios párrafos aparecían tapados. ¿Qué decía allí? "La sargento Robinson sufrió un trauma sexual, físico y psicológico mientras estaba desplegada. La secuela de este trauma fue un factor en su muerte", reveló CBS, dejando en claro que el Ejército estaba al tanto de todo.

Debbie reflexionó: "los militares son los responsables de su muerte, por la forma en que manejaron lo sucedido. No pueden oficiarse de policía de sí mismos. ¿Cómo uno puede investigarse a uno mismo? No es posible".

La única determinación tomada por el Ejército en todo este tiempo, ocho meses después del suicidio de Morgan, es que su comando emitió una reprimenda por escrito al oficial que la había agredido en Kuwait.

Sin embargo, el Ejército promete llevar a cabo una "investigación completa" y tomar las medidas adecuadas contra el autor denunciado. Pero el crimen sigue impune.