Diario Uno > Mundo > Antivacunas

Un antivacunas asesinó a su hijo y luego se suicidó

Un hombre de 49 años asesinó a su hijo de 9 y luego se suicidó. Tenía problemas psiquiátricos y una extrema postura antivacunas

Stephen O’Loughlin, de 49 años, y su hijo Pierce, de 9, fueron encontrados muertos en San Francisco, Estados Unidos, y todo indica que se trató de un homicidio seguido de suicidio que tendría que ver con una extrema postura antivacunas del padre del niño.

O'Loughlin sufría graves alteraciones psiquiátricas y estaba en litigio judicial con su ex esposa, Lesley Hu, por la tenencia del hijo. La pareja se divorció en 2016 y la audiencia judicial estaba programada para marzo ya que Hu buscaba la custodia exclusiva de su hijo.

El San Francisco Chronicle indicó que el homicida era vicepresidente de una compañía de inversiones y tantó él como su hijo tenian una herida de bala.

victima-1.jpg
Pierce, de 9 años, fue asesinado por su padre antivacunas.

Pierce, de 9 años, fue asesinado por su padre antivacunas.

El padre del niño había aprobado un día antes de su suicidio, la resolución de un juez, que exigía que su hijo Pierce recibiera una vacuna.

Po su parte, la ex esposa y madre del niño, dijo que O'Loughlin formaba parte un “grupo de autoayuda” y estaba convencido de que el gobierno de Estados Unidos utiliza las vacunas para "controlar mentalmente" a los ciudadanos.

Hu, vicepresidenta ejecutiva de una empresa de contenedores, llamó a la policía al saber que su hijo había faltado a clases en Convent & Stuart Hall, una escuela católica por la que pagaban 35 mil dólares al año.

La abogada de Hu, Lorie Nachlis, afirmó que O’Loughlin sufría de una enfermedad mental que lo volvía paranoico con las vacunas, mientras que O’Loughlin no dejaba que su hijo fuera vacunado, alegando que había sufrido efectos secundarios graves por inyecciones cuando era bebé.

Hu, por su parte, señalaba que los médicos recomendaban que el niño fuera vacunado.