Mundo Domingo, 11 de noviembre de 2018

Trump: la derrota electoral acentuó su mal carácter

El presidente de EE. UU. ordenó sacarle el micrófono a un periodista de la CNN y le quitó su acreeditación. Es un hecho inédito.

"Honestamente, creo que deberías dejarme dirigir el país. Ocúpate de CNN y si lo hicieras bien, tu rating sería más alto", le lanzó Donald Trump al periodista Jim Acosta. Luego ordenó: "Ya es suficiente, sáquenle el micrófono". Un día después y para completar el cuadro sobre el presente del presidente de Estados Unidos, el servicio secreto de la Casa Blanca le negó el ingreso a Acosta y le exigió que entregue su acreditación.

Ocurrió en plena conferencia de prensa, cuando el magnate/mandatario se definía como triunfador, a pesar de haber perdido el control de la Cámara de Representantes luego de 8 años de dominio republicano.

Porque Trump no entiende la derrota. No escucha, no cambia, no mejora, no modifica. Solo responde con mayor dureza, más agresividad.

El viernes el presidente de Estados Unidos ordenó limitar las opciones para solicitar asilo en la frontera con México, de forma que quienes acceden de forma irregular no puedan conseguirlo. "Acabo de firmar la proclamación sobre asilo. Muy importante. La gente puede venir, pero tiene que venir a través de los puertos de entrada autorizados", dijo Trump.

Es la mitad de mandato de Donald Trump y los siguientes dos años deberá convivir con una Cámara de Representantes dominada por los demócratas. Hasta ahora, con el millonario a la cabeza, los republicanos dominaban el Congreso y el gobierno. Hoy solo se mantienen fuertes en el Senado.

Ahora, para aprobar su caterva de leyes duras, Trump debe negociar con los demócratas. No será fácil, ya que se ha pasado despreciándolos, incluso, después de los resultados del martes pasado.

Si bien dijo que tiene deseos de trabajar en conjunto, advirtió de que si estos inician investigaciones en su contra desde la Cámara Baja, paralizará el gobierno. "Si eso ocurre y me investigan, vamos a hacer lo mismo contra los demócratas desde el Senado y el gobierno se paralizará", dijo Trump en una conferencia de prensa. "Y eso probablemente será mejor para mí políticamente. Creo que sería extremadamente bueno para mí políticamente, porque creo que soy mejor en ese juego que ellos", desafió.

Lo cierto es que la pérdida de control sobre la Cámara de Representantes, lo limitará para llevar adelante su agenda política y, a partir de enero, necesitará negociar en el Capitolio con el Partido Demócrata.

Hay cinco iniciativas del mandatario que difícilmente sean aprobadas.

Un informe de la BBC las enumera:

1. Construcción del muro en la frontera con México: la barrera que Trump prometió erigir en su campaña de 2016 tiene costos multimillonarios que deben ser aprobados por el Congreso. Aunque no se descarta que, a través de una negociación, la Casa Blanca obtenga fondos para levantarlo en algunas áreas y a cambio de importantes concesiones.

2. Derogación del Obamacare: controlando todo el Congreso, el Partido Republicano no logró ponerse de acuerdo para derogar el Obamacare. Ahora, con los demócratas al mando de la Cámara de Representantes, la posibilidad de eliminar esta ley queda fuera de discusión pues, de hecho, su defensa fue una de sus principales banderas durante la campaña para las elecciones de mitad de período.

3. Reforma migratoria: eliminar la lotería de visas, reducir las posibilidades de reunificación familiar de los inmigrantes y adoptar un sistema migratorio basado en méritos (parecido al canadiense) son algunas de las propuestas que intentó impulsar sin éxito el gobierno de Trump durante los últimos dos años. Ahora la posibilidad de que estas iniciativas prosperen luce más reducida aún. Sin embargo, dado el interés de los demócratas en lograr una solución permanente para la situación de los jóvenes inmigrantes que llegaron a Estados Unidos siendo menores de edad (amparados por el llamado DACA) parece existir algún margen de negociación sobre temas migratorios.

4. Eliminar la ciudadanía por nacimiento: a finales del mes pasado, Trump anunció su intención de acabar con la "ciudadanía por nacimiento" en Estados Unidos a través de una orden ejecutiva. La viabilidad de esta propuesta fue duramente cuestionada, pues se trata de un principio contemplado en la enmienda 14 de la Constitución, que tiene un rango legal superior a las decisiones presidenciales. Una opción para llevar adelante esta idea sería realizar una enmienda constitucional, para lo cual hace falta contar con el apoyo de dos tercios de ambas cámaras del Congreso, pero no hay indicios de que pueda obtener suficiente apoyo para ello.

5. Más recortes de impuestos: a finales de 2017 la mayoría republicana del Congreso y la Casa Blanca negociaron y acordaron una reforma legal para reducir los impuestos sobre la renta a ciudadanos, de forma temporal, y a las empresas, de forma permanente. Esa legislación fue duramente criticada por los demócratas que señalaron que beneficiaba mucho más a los más ricos que al resto de la población.

Durante las últimas semanas de la campaña, Trump mostró su interés en impulsar un nuevo recorte impositivo con miras a favorecer a la clase media. Esa idea podría hallar eco entre los demócratas pero estos, probablemente, exigirían a cambio una corrección en la reducción de los impuestos a las empresas y a los más ricos.

6. Intentos de juicio político: son por supuestos acuerdos con Rusia, previos a la elección que lo llevaron a la presidencia y por supuestamente, por haber comprado el silencio de dos mujeres con las que habría tenido relaciones extramaritales, son dos de las sospechas que existen sobre el Presidente. "Háganme un impeachment (juicio político) y los mercados se hundirán. Todo el mundo será muy pobre", amenazó Trump.

Más noticias