Mundo Martes, 18 de septiembre de 2018

Seaworld debe pagar U$D 5 millones por engañar a sus inversores

Es por haber minimizado el impacto del documental "Blackfish" que denuncia maltrato alas orcas.

El grupo Sea World Entertainment y su exdirector general tendrán que pagar 5 millones de dólares de multa por haber minimizado ante los inversores el impacto del documental "Blackfish", que denunció el maltrato de las orcas en cautiverio, anunciaron el martes las autoridades estadounidenses.

James Atchison, exjefe de la compañía, y la propia empresa, que gestiona los parques dedicados al mundo marino Sea World y otros, fueron condenados a pagar uno y cuatro millones de dólares respectivamente en multas, por haber mentido a los inversores y a los medios entre 2013 y 2014 sobre los daños causados por el filme a la reputación del grupo, declaró la Comisión de Valores (SEC), reguladora de la bolsa estadounidense.

Ampliamente distribuido alrededor del mundo, el documental hace un retrato implacable de la empresa y su tratamiento de las orcas, e hizo pública la noticia de la muerte de una de sus entrenadoras tras el ataque de uno de esos animales.

El grupo, que siempre ha negado las acusaciones, reconoció que en agosto de 2014 disminuyó su público, aunque lo atribuyó en parte a la publicidad negativa.

La acción de Sea World Entertainment ha caído, lo que ha causado "pérdidas significativas" a los inversores, de acuerdo con los reguladores bursátiles de Estados Unidos.

"Sea World (...) eludió evaluar y hacer público el impacto negativo de Blackfish en sus negocios en el momento oportuno", dijo Steven Peikin, uno de los responsables del ente.

La compañía y el exjefe ni admitieron ni negaron haber cometido un delito.

El grupo hizo frente a una oleada de críticas de asociaciones de defensa de los derechos de los animales por su tratamiento de las orcas en cautiverio, que según los activistas disponen de acuarios demasiado pequeños, están mal alimentadas y son obligadas a realizar espectáculos.

Frente a la presión de la opinión pública, SeaWorld anunció en marzo de 2016 que pondría fin a la cría de orcas en cautiverio, no obstante lo cual permitirían a los visitantes seguir admirando a los mamíferos hasta que muriera toda la generación actual.