Mundo Martes, 24 de julio de 2018

Se desprendió una piedra del Muro de los Lamentos

El rabino a cargo del complejo, Shmuel Rabinovich, dijo que la humedad pudo haber provocado la caída. El objeto, de 100 kilos, cayó muy cerca de una fiel.

Lugar sagrado. La roca cayó sobre una zona mixta junto al Muro. 

El ayuntamiento de Jerusalén anunció haber cerrado una parte del Muro de los Lamentos. Lo hizo tras el desprendimiento de una piedra, de 100 kg de peso, que cayó en la explanada sin causar heridos.

"Una piedra de 100 kilos cayó cerca de una fiel sin tocarla", afirmó el alcalde Nir Barkat en un comunicado en que explicaba el motivo del cierre de una parte de la Explanada de las Mezquitas, colindante con este lugar sagrado para los judíos.

Una grabación muestra el momento en que la piedra se desprende y cae sobre una plataforma de madera elevada utilizada para la oración.

Un lugar sagrado

El Muro de los Lamentos es el único vestigio de un muro del segundo Templo judío, destruido por los romanos en el año 70 de nuestra era. Encima se extiende el Monte del Templo, el lugar más sagrado del judaísmo y la Explanada de las Mezquitas, el tercer lugar santo del islam.

La Ciudad Vieja se encuentra en Jerusalén Este, la parte de la ciudad ocupada por Israel desde 1967 y posteriormente anexionada.

Miles de personas

La piedra cayó sobre una zona mixta junto al Muro, donde los hombres y las mujeres pueden rezar juntos sin separación.

"La Autoridad de las Antigüedades se encargará de comprobar que no haya peligro antes de que se autorice la reapertura", informó el ayuntamiento.

Decenas de miles de personas habían acudido al lugar el domingo, en ocasión de las celebraciones que marcan la destrucción de los dos Templos de Jerusalén según la tradición judía.

El rabino a cargo del complejo, Shmuel Rabinovich calificó el evento como el más inusual ocurrido en décadas.

Dijo, además, que la humedad o el crecimiento de plantas pudieron haber movido la piedra.

Barkat, dijo que es un "gran milagro" que la roca de 100 kilogramos, 220 libras, aterrizó cerca de una fiel y no la hirió.

Dejanos tu comentario