Diario Uno Mundo Doble homicidio
Brote psicótico

Mataron a sus hijos para "protegerlos" de una secta de pederastas

Por UNO

Un juzgado español ordenó que una pareja quede detenida por el doble asesinato de sus hijos. Ambos permanecerán sin fianza. Lo curioso del caso es que los padres de las víctimas aseguraron que los mataron para protegerlos de una supuesta secta de pederastas que domina el mundo, según ellos.

El crimen ocurrió a mediados de febrero. La pareja había matado a Amiel de tres años y Rachel de cinco meses. Luego los había enterrado.

La Guardia Civil española sospechó de los padres luego de una serie de llamadas que alertaban sobre gritos y peleas entre los progenitores.

Según relató el representante del gobierno español en esa comunidad autónoma, Juan Carlos Fulgencio, el padre dio respuestas "incoherentes" a las autoridades cuando le preguntaron por el paradero de los niños. De inmediato se activó el operativo de búsqueda.

Fulgencio contó que poco después fue encontrada la madre al interior de un contenedor, en una zona cercana a la vivienda y con arañazos "propios de haber corrido".

Una vez investigados, las autoridades encontraron que la mujer, María Gombau, estaba en tratamiento psiquiátrico desde 2017.

Según explicaron personas cercanas a la pareja al periódico El País, tanto Gombau como su pareja, Gabriel Carvajal, llevaban tiempo diciendo que el mundo estaba dominado por una secta de pederastas, lo que derivó en un "brote psicótico avivado probablemente por el consumo regular de drogas psicotrópicas".

"A principios de febrero empezaron a decir que todo el mundo formaba parte de esa secta y que los perseguían. Los maestros del colegio de Amiel, la gente del pueblo… dudaban hasta de la madre de María y de sus amigos", dijo una amiga de la pareja al diario español.

La pareja llevaba meses turnándose en la noche para hacer guardia y evitar así que alguien de la presunta secta entrara a su casa y se llevara a sus hijos. Estaban tan convencidos de que esto iba a suceder, que durante su interrogatorio ante la Guardia Civil, el padre declaró que, al matarlos, Gombau esperaba que los niños reencarnaran en ella para poder protegerlos.

Temas relacionados: