Shaima Swileh ganó su lucha por una dispensa a la prohibición de viajes del gobierno de Estados Unidos, lo que le permitirá ir a California a ver a su hijo moribundo de 2 años de edad.

Ella planeaba viajar a San Francisco el miércoles después de que el Departamento de Estados de Estados Unidos le otorgara una visa, dijo Basim Elkarra, del Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas en Sacramento, cuyos abogados entablaron una demanda esta semana.

El padre del niño, Ali Hassan, es ciudadano estadounidense y trajo a su hijo, Abdullah, a California hace unos meses para que recibiera atención médica por una enfermedad cerebral genética cuando empeoró la salud del niño.

Swileh y el niño habían vivido en Egipto y tenía esperanzas de acompañarlos, pero no le aprobaron la visa para ir a Estados Unidos. Los ciudadanos de Yemen y otros seis países con mayoría musulmana tienen prohibido ir a Estados Unidos de conformidad con las restricciones promulgadas por el gobierno de Trump.

Mientras Swileh y su esposo luchaban por una exención, la salud de su hijo empeoró. La semana pasada, los médicos del Hospital Infantil UCSF Benioff en Oakland lo conectaron a un respirador.

Hassan perdía las esperanzas de que su esposa pudiera entrar a Estados Unidos y consideraba desconectar a su hijo para poner fin a su sufrimiento, pero entonces una trabajadora social del hospital se puso en contacto con el Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas, cuyo abogado demandó el lunes, dijo Elkarra.

“Íbamos a agotar todos los caminos para lograr que esta joven madre viera a su hijo”, dijo Elkarra.

AP

Te puede interesar...