Diario Uno > Mundo > Sacar

Le estaban por sacar los órganos y justo se despertó

Un joven que había tenido un accidente de tránsito, y por el cual había sido declarado muerto, se despertó momentos antes de que le sacaran los órganos

Le estaban por sacar los órganos y justo se despertó. Un joven que había tenido un accidente de tránsito, y por el cual había sido declarado muerto, se despertó momentos antes de que le sacaran los órganos para ser donados. Lewis Roberts, de 18 años, fue atropellado por una camioneta y los médicos le diagnosticaron muerte cerebral.

Cuando los doctores lo estaban preparando para desconectarlo y realizarle una operación para donar todos sus órganos, el joven repentinamente abrió los ojos y comenzó a respirar por su cuenta. Antes le habían diagnosticado que tenía pocas posibilidades de sobrevivir.

Te puede interesar...

Lewis fue atropellado por una camioneta el pasado 13 de marzo en la ciudad inglesa de Leek.

“Lewis sufrió heridas catastróficas en la cabeza cuando fue atropellado por una camioneta en su ciudad natal y fue trasladado en avión al hospital donde se sometió a una cirugía de emergencia. Cuatro días después, los médicos le dieron la noticia a nuestra familia de que no se podía hacer nada más, ya que lamentablemente había sufrido una ‘muerte del tronco cerebral’. Había fallecido”, dijo Chloe Roberts, integrante de su familia.

Y recordó: “Después de despedirnos de Lewis, la familia cercana aceptó valientemente que sus órganos fueran donados para ayudar a las vidas de otras siete personas. Esto le dio a Lewis más tiempo antes de que se apagara su máquina de soporte vital”.

Entonces ocurrió lo increíble. Apenas unas horas antes de la cirugía, Lewis comenzó a respirar de nuevo por sí mismo. “Es un milagro que cualquier familia podría desear después de que le dijeran que tenía cero posibilidades de salir adelante”, agregó Roberts.

Según los informes médicos, el joven se está fortaleciendo cada día más después del “milagro”, lo que deja a su familia más esperanzada.

Después de esto Lewis siguió progresando. Comenzó a reaccionar a las pruebas de dolor, moviendo sus extremidades por sí mismo, y también moviendo la cabeza de lado a lado, parpadeando y moviendo también la boca. Cada día este chico se vuelve más fuerte”.