Diario Uno Mundo Brote psicótico
Ataque de ira

Le dio un brote psicótico y le arrancó los ojos a un empleado

Un joven de 17 años sufrió un brote psicótico y le arrancó los ojos un empleado de un hotel donde pasaba las vacaciones junto a su madre

Por UNO

(Editado por Pablo González) Un joven de 17 años sufrió un brote psicótico y le arrancó los ojos un empleado de un hotel donde pasaba las vacaciones de verano junto a su madre. El aberrante hecho sucedió en el hotel El Dorado, en Cataluña, España.

El muchacho también agredió a su propia madre, cuatro personas y un agente de la policía. Según los Mossos d’ Esquadra (Policía autonómica catalana), todo empezó poco después de la medianoche, cuando el joven, muy alterado, golpeó a su progenitora, que pidió ayuda a una amiga que se alojaba en una habitación cercana.

Seguir leyendo

En ese ataque de ira, la agredió a su madre y a otro hombre que intentó interceder. Fue en ese momento cuando intervino el conserje, un hombre de 62 años, al que el joven le propinó un puñetazo que lo dejó inconsciente en el suelo, donde se ensañó con él de forma indiscriminada y salvaje, llegando a arrancarle los ojos.

Con la situación descontrolada, el personal del hotel llamó a la Policía quienes intentaron controlar al menor pero en ese momento el joven quiso arrebatarle el arma a uno de los agentes policiales. El agente le dio una trompada y finalmente pudo ser neutralizado.

Luego de esto le suministraron un calmante y después fue trasladado al hospital Sant Joan de Reus y, posteriormente, a un centro médico de Barcelona.

El joven, está acusado de tentativa de homicidio, por lo que seguirá bajo custodia policial en el hospital de la ciudad condal hasta que la Fiscalía de Menores se pronuncie en relación con este caso.

El conserje tuvo que ser trasladado con varias lesiones y la cara desfigurada a la unidad de cuidados intensivos del hospital Joan XXIII de Tarragona, donde se encuentra con pronóstico grave.

Según fuentes familiarizadas con el asunto, la madre del joven dijo a la Policía que, aunque a su hijo no le había sido diagnosticada ninguna enfermedad mental, en los últimos meses ya había protagonizado episodios violentos hasta en cuatro ocasiones.

Temas relacionados: