Mundo Sábado, 25 de agosto de 2018

La familia Franco se hará cargo del cuerpo del dictador

La familia de Francisco Franco se hará cargo de los restos del dictador, que el gobierno español quiere exhumar del mausoleo donde yace de aquí a fin de año, afirmó uno de sus nietos este sábado.

"Por supuesto que nos haremos cargo de los restos de mi abuelo, no lo vamos a dejar en manos del Gobierno", dijo en una entrevista con el diario conservador La Razón Francis Franco, uno de los siete nietos del general que dirigió España entre 1939 y 1975.

El ejecutivo socialista de Pedro Sánchez aprobó este viernes un decreto ley con el objeto de exhumar a Franco del Valle de los Caídos, un complejo monumental a unos 50 km de Madrid dotado de una basílica donde yace el dictador bajo una losa de 1.500 kilos.

La familia se niega a la exhumación, y lo ha hecho saber en una carta registrada ante notario y enviada al abad benedictino encargado de custodiar la basílica del Valle de los Caídos, donde reposa el dictador desde su muerte en 1975.

Pero el gabinete de Sánchez ha previsto todas las eventualidades, de modo que si la familia sigue negándose y no indica un lugar donde reinhumar los restos, se hará cargo de reenterrar los mismos en un "lugar digno y respetuoso", según explicó la vicepresidenta Carmen Calvo.

La familia parece resignada pues a que la exhumación se lleve a cabo, "a final de año" según adelantó Carmen Calvo.

"Creo que sí van a exhumarle, por las malas, y ya veremos si saltándose la legalidad", dijo Francis Franco a La Razón, añadiendo que en principio no piensan impugnar la medida, ya que "gastar dinero en contra de un Gobierno es perder el tiempo".

El nieto del dictador descartó por otro lado que el destino del "generalísimo" sea la cripta que la familia posee en el cementerio de El Pardo, a las afueras de Madrid.

Allí descansa la esposa del Franco, Carmen Polo, fallecida en 1988, pero según su nieto "no hay seguridad, no puede estar allí enterrado mi abuelo. Hoy en día no se contempla".

El decreto ley deberá ser también aprobado durante el mes de septiembre en la cámara baja del Parlamento, donde los socialistas, minoritarios, esperan tener mayoría con los votos de Podemos (izquierda radical) y los nacionalistas vascos y catalanes.