Mundo Lunes, 24 de septiembre de 2018

Irán denunció intentos separatistas en el atentado

El gobierno iraní apuntó a la pista árabe por el ataque que dejó 24 muertos y decenas de heridos en un desfile militar.

El gobierno iraní privilegiaba la pista separatista árabe detrás de un atentado que dejó 24 muertos en un desfile militar el sábado en Ahvaz, al suroeste de Irán, y acusó a un "pequeño" Estado del Golfo de estar detrás de este acto "terrorista".

Irán a culpó también a tres países europeos, Dinamarca, Reino Unido y Holanda, de albergar a miembros del "Frente Popular y Democrático de los Árabes de Ahvaz", grupo separatista al que Teherán señaló como autor del ataque durante un desfile militar.

El balance de víctimas del ataque, inicialmente de 29 muertos, fue revisado a la baja, informó ayer la agencia semioficial Isna. "El número de mártires en el ataque terrorista de Ahvaz es de 24 personas", indicó Isna, citando al gobernador de la ciudad de Ahvaz, Jamal Alami Neysi, quién afirmó que hubo "un error" en los recuentos anteriores de víctimas y precisó que el ataque causó "60 heridos".

Las personas murieron en Ahvaz, capital de la provincia de Juzestán, a manos de un comando el sábado por la mañana, cuyos miembros dispararon contra la multitud que asistía a este desfile en ocasión de la Jornada Nacional de las Fuerzas Armadas, que conmemora cada año el inicio por Bagdad de la guerra Irán-Irak. Los cuatro miembros del comando fueron abatidos. La mayoría de los habitantes de Juzestán son árabes.

"No tenemos ninguna duda sobre la identidad de aquellos que hicieron esto", dijo el presidente iraní, Hasan Rohani.

"Países mercenarios"

Rohani acusó a los autores del atentado de haber sido "mercenarios" del dictador iraquí Sadam Husein antes de encontrar, fallecido este, un nuevo "amo" en el "sur del Golfo Pérsico", pero no nombró directamente a ningún país.

No obstante, Abas Araghchi, viceministro de Relaciones Exteriores iraní, anunció que el encargado de negocios de Emiratos Árabes Unidos en Teherán iba a ser convocado debido a las declaraciones de "responsables de este país" sobre este ataque.

Por su parte, los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico de la República Islámica anunciaron una "venganza inolvidable" en un futuro próximo.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó el atentado de Ahvaz, pero las autoridades iraníes no lo tomaron en serio.

El ministerio de Exteriores iraní anunció que convocó a tres diplomáticos europeos, representantes de Dinamarca, Reino Unido y Holanda en Teherán y les informó de las "fuertes protestas de Irán contra el hecho de que sus respectivos países alberguen a algunos miembros del grupo terrorista que perpetró el ataque" de Ahvaz.

El sábado, una cadena de TV satelital, Irán International, difundió una reivindicación en nombre del "Frente Popular y Democrático de los Árabes de Ahvaz".

En un comunicado publicado en su web, este grupo negó cualquier implicación, y acusó a las autoridades de Teherán de haber ordenado el ataque para desviar la atención del apoyo que dan "a milicias en la región".

"Si se establecen vínculos con Dinamarca, esto tendrá consecuencias, evidentemente", declaró el ministro de Relaciones Exteriores danés, Anders Samuelsen, en la televisión pública. La cancillería holandesa indicó que "escuchó la versión de Irán y presentó [sus] condolencias por el atentado".

Conspiración para dividir a los iraníes

El mismo día que un grupo separatista árabe mató a 24 personas en un ataque perpetrado durante un desfile militar en Irán, el abogado del presidente Donald Trump declaró en Nueva York que el gobierno iraní sería derrocado.

"No sé cuándo los derrocaremos. Podría ser en pocos días, o meses o un par de años, pero va a suceder", dijo el sábado Rudy Giuliani, ex alcalde de la ciudad de Nueva York y abogado del mandatario estadounidense. "Van a ser derrocados. El pueblo iraní obviamente ya está harto".

Para la teocracia chiíta, comentarios como los de Giuliani solo aumentan los temores de que Estados Unidos y sus aliados del Golfo Pérsico están conspirando para dividir a la República Islámica de Irán.

Las amenazas de ese tipo no han provocado un enfrentamiento militar o violencia, pero el riesgo de que eso ocurra está incrementando. "Indudablemente, la República Islámica de Irán no ignorará este crimen. Está absolutamente claro para nosotros quién hizo eso, con qué grupo están y con quién están afiliados", advirtió el presidente iraní Hasan Rohani antes de abordar un vuelo hacia Nueva York para asistir a la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Rohani es un moderado que fue elegido dos veces para ocupar la presidencia del país bajo las promesas de que mejoraría las relaciones con Occidente y concretaría el acuerdo nuclear que se firmó en 2015.