Diario Uno > Mundo > Guatemala

Guatemala: manifestantes prendieron fuego el Congreso

En protesta contra el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, manifestantes rompieron la puerta del Congreso y lo prendieron fuego. Piden la renuncia del primer mandatario

Cientos de manifestantes tomaron el Congreso de Guatemala y prendieron fuego las instalaciones, en el marco de las protestas contra el gobierno del presidente Alejandro Giammattei tras la aprobación del Presupuesto 2021.

Los manifestantes, la mayoría de ellos encapuchados, rompieron la puerta de ingreso y varias ventanas del Congreso para lanzar antorchas de fuego al interior, sin la presencia de los diputados en las instalaciones.

Te puede interesar...

La toma del Congreso se llevó a cabo en el marco de una convocatoria masiva para manifestarse en contra del Gobierno del presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, tras la aprobación el pasado miércoles del presupuesto para 2021.

Pedido de renuncia

El vicepresidente de Guatemala, Guillermo Castillo, pidió al Presidente que renuncien juntos por "el bien del país", tras aprobarse en el Congreso el presupuesto 2021, el más grande en la historia, que genera endeudamiento y rechazo entre los guatemaltecos.

Asimismo, aseguró, en declaraciones vertidas por el sitio peruano RPP, que le comentó al presidente que "las cosas no están bien" y admitió que no tiene una buena relación con el mandatario.

Castillo también dio un ultimátum al proponerle la renuncia ante el Congreso si no se corregía el rumbo.

https://twitter.com/DrGiammattei/status/1330253806731468805

Cómo se generó el conflicto

El Congreso de Guatemala, en su mayoría integrado por el oficialismo y partidos afines, aprobaron esta semana el mayor presupuesto para 2021 en la historia del país con casi 13 000 millones de dólares.

Sin embargo, la mayoría de fondos están dirigidos a infraestructura con empresarios y deja de lado el combate a la pobreza y desnutrición infantil que afecta a casi el 50 por ciento de los niños menores de cinco años.

Además de las protestas que ha generado, varias entidades económicas y analistas advierten que es un riesgo que un tercio del presupuesto sea financiado por deuda, como se propone.