Mundo Lunes, 20 de agosto de 2018

Grecia sale aliviada de los planes de ayuda, pero sin que reine la euforia

Finalizó el último intento de salvataje acordado con organismos como el FMI. Los salarios y jubilaciones de los griegos se redujeron en un tercio en los últimos 8 años.

Los más jóvenes no se acuerdan de cómo era "antes": el último de los planes de ayuda que regulan Grecia desde 2010 se terminó este lunes, con un país más saneado pero marcado por ocho años de austeridad.

Tras Portugal, Irlanda, España y Chipre, Grecia era el último país de la zona euro que seguía bajo el programa de asistencia desde la crisis.

En tres planes sucesivos (2010, 2012 y 2015), en total Grecia habrá recibido 289.000 millones de euros de préstamos, pero las reformas exigidas a cambio por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y las autoridades europeas lo exprimieron: un cuarto del Producto Bruto Interna (PBI) se evaporó en ocho años -el crecimiento volvió en 2017- y la desocupación acaba apenas de caer por debajo del 20% tras un máximo del 27,5% alcanzado en 2013.

"Sería arrogante decir que todo se hizo bien", asegura Klaus Regling, director general del Mecanismo Europeo de Estabilidad que gestiona el programa actual, en una entrevista con el sitio alemán Spiegel Online.

Regling habla de su "enorme respeto" por los griegos, cuyo salario y jubilaciones se redujeron en un tercio durante la crisis.

Como Theodoros Stamatiou, economista en el banco Eurobank, muchos expertos creen que los planes de ayuda eran "inevitables", en un país atrasado en sus reformas, pero demasiado duros.

"Nadie cree en otro desplome"

El primer ministro Alexis Tsipras, líder de Syriza (izquierda radical), y su entonces ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, intentaron cambiar el segundo programa, a su llegada al poder en enero de 2015.

Pero pese a un firme "no" de los griegos a los acreedores, en un referéndum, Tsipras se vio obligado a firmar el tercer plan de ayuda en julio de ese año, para evitar que Grecia fuera expulsada del euro.

Todos los grandes partidos, incluido Syriza, parecen estar ahora convencidos de la validez de la seriedad presupuestaria. Algo bueno, para el profesor de Economía Nikos Vettas, según el cual "ya nadie cree en un nuevo desplome de Grecia".

Un sentimiento en general compartido, aunque Gabrile Colletis, profesor de ciencias económicas en la Universidad francesa de Toulouse 1, y muy crítico con los planes de ayuda, todavía cree en "una agitación social inevitable en Grecia". Pero el país, que en 2016 y 2017 tuvo un superávit en los presupuestos (sin contar la carga de la deuda) de alrededor del 4%, superando las exigencias de los acreedores, no es aún totalmente libre. Ya tuvo que legislar por adelantado nuevas reformas para 2019 y 2020 y continuará bajo vigilancia varios años.

Se trata de un intercambio, a cambio de una distribución de su deuda -principalmente a través de plazos de reembolso ampliados-, considerado como "sustancial" por la agencia de calificación Fitch.

La agencia acaba de subir su nota de la deuda griega a "BB-". A solo tres grados del BBB, que empieza a significar una "buena calidad de crédito".

En estos años se abrió una fuerte brecha política, económica y social de la que costó recuperarse.