Viernes, 27 de enero de 2017

El muro entre Estados Unidos y México tensa las relaciones

El presidente mexicano canceló la reunión con Donald Trump que estaba prevista para el próximo martes.

La tensión entre México y Estados Unidos por la construcción de un muro en la frontera crece a cada minuto con la cancelación del encuentro que los presidentes tenían previsto el 31 de enero y el cruce de declaraciones ríspidas, muchas a través de Twitter, que rompen la diplomacia y el entendimiento que prevalecía entre las dos naciones desde hace más de dos décadas.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, canceló una reunión con el presidente de EE.UU.Donald Trump, prevista para el próximo 31 de enero en Washington. "Esta mañana hemos informado a la Casa Blanca que no asistiré a la reunión de trabajo programada para el próximo martes con el @POTUS (presidente de Estados Unidos)", escribió Peña Nieto en su cuenta oficial de Twitter. "México reitera su voluntad de trabajar con los Estados Unidos para lograr acuerdos en favor de ambas naciones", agregó en la red social.

La decisión llega en medio de la tensión generada por un decreto firmado por Trump en el que autorizó la construcción de un muro de más de 1.600 kilómetros en la frontera entre ambos países, una medida que Peña Nieto lamentó y reprobó en un mensaje público.

Hablando en Filadelfia ante líderes del partido Republicano, Trump advirtió que un encuentro con Peña Nieto en estos momentos hubiera sido "estéril" ante el desacuerdo entre ambos países sobre quién se hará cargo de financiar el muro fronterizo. "Mientras México no trate a Estados Unidos de manera equitativa y con respeto, es una reunión es estéril", dijo Trump, al asegurar que la cancelación fue una decisión conjunta.

Sean Spicer, vocero de la Casa Blanca, señaló que se buscará una nueva fecha para un encuentro de los presidentes. "Mantendremos abiertos los canales de comunicación", dijo y agregó que Trump, considera financiar el muro con una tasa de 20% a los productos importados mexicanos.

Pero el jefe de gabinete de Trump, Reince Priebus, señaló posteriormente que el gobierno tiene "un buffet de opciones" para pagar el muro.

Horas antes, Trump había escrito un mensaje en Twitter en que decía que si México no iba pagar por el muro, era mejor que Peña Nieto cancelara su visita a Washington.

Políticos mexicanos de todo el espectro político habían solicitado a su presidente que cancelara el encuentro con Trump, expresando que la firma del decreto que da luz verde a la construcción del muro entre ambos países era "una ofensa" y un acto de "hostilidad".

Este aumento en la tensión de las relaciones bilaterales coincide con la intención del presidente estadounidense de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), que los dos países integran junto con Canadá.

Según Trump, Estados Unidos tiene un déficit comercial con México del orden de U$S60.000 millones anuales y tomó como ejemplo la cifra de 50.000 millones para explicar que si se aplica ese impuesto del 20% sobre esa cantidad se obtendrían 10.000 millones al año y se pagaría "fácilmente el muro sólo a través de ese mecanismo".

Se unen contra el plan migratorio

Muchos defensores de los musulmanes y latinos en Estados Unidos han unido fuerzas para oponerse a los cambios impuestos en materia migratoria por el presidente Donald Trump, fortaleciendo una alianza entre los dos grupos mientras enfrentan la posibilidad de restricciones agresivas.

En conferencias de prensa y actos masivos conjuntos a lo largo y ancho del país, se manifestaron contra el decreto aprobado por Trump para acelerar el inicio de la construcción de un muro en la frontera sur. Se espera que Trump tome medidas para dejar de aceptar refugiados sirios, suspenda el programa de refugiados en la frontera con Estados Unidos durante 120 días y suspenda la emisión de visas para personas provenientes de siete naciones musulmanas en África y Medio Oriente.

Al mismo tiempo que Trump firmaba sus primeros decretos del miércoles, se hicieron tendencia en Twitter los hashtags #NoBanNoWall (#NiProhibicionNiMuro) y #RefugeesWelcome (#BienvenidosRefugiados) y miles firmaron una petición a favor de los refugiados, iniciada por grupos evangélicos cristianos. Los musulmanes, inmigrantes y sus partidarios realizaron marchas en Nueva York y otros lugares.

Más noticias