Mundo Jueves, 13 de septiembre de 2018

El huracán Florence llegó a la costa este de EE.UU.

Las autoridades insisten en los altos riesgos para la población debido a los potentes vientos de 165 Km/hora y las lluvias que pueden derivar en inundaciones.

Medio centenar de evacuados abandonaron su refugio cerca de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, cuando el huracán Florence bajó de intensidad. Pero según Avair Vereen esta fue una mala decisión: quienes deciden enfrentar la tormenta estarán "a su propio riesgo, y eso da miedo".

Florence llegó a ser una monstruosa tormenta categoría 4 y en las últimas horas bajó a 2, pero las autoridades insisten en los altos riesgos para la población debido a los potentes vientos de 165 Km/hora y las lluvias que pueden derivar en inundaciones.

Las autoridades advierten a los residentes evacuados que si regresan a sus casas, los socorristas no podrán ayudarlos durante el azote del huracán y las inundaciones que éste provoque luego dificultarán aún más las labores de rescate.

La secundaria de Conway, de esta ciudad costera con unos 32.000 habitantes, alberga ahora unas 400 personas, aunque tiene capacidad para más de 1.200, luego de que unas 50 dejaran el lugar la mañana del jueves.

"Le estamos recomendando a la gente que se quede aquí, no es seguro volver", dijo a la AFP Rebecca Torriani, portavoz de Cruz Roja en el refugio.

Vereen tomó la palabra. Además de la bebé, tiene otros seis hijos y vive en una casa rodante en un campo abierto. Florence "todavía puede cambiar y todavía puede aumentar de intensidad", dijo la mujer de 39 años.