Dos perros atacaron a un niño de 2 años y le arrancaron los genitales. El tremendo caso ocurrió mientras sus padres celebraban el cumpleaños del pequeño, quien ahora lucha por su vida internado en un hospital de Ucrania.

El pequeño Yegor fue encontrado inconsciente en un charco de sangre en las afueras de su casa, luego de ser mutilado por dos perros guardianes de raza pastor alemán. El horrible caso ocurrió en la pequeña ciudad de Selydove, en el este de Ucrania el viernes, pero la noticia se conoció este martes.

Te puede interesar...

Los informes de los medios locales dicen que el nene de 2 años salió sin ser visto mientras sus padres estaban sentados en una mesa con los invitados. Se especula que Yegor deambulaba por el patio cuando los perros salieron de su jaula y lo atacaron ferozmente.

Aleksandra Timoshchenkova, quien ayudó a la familia a recolectar dinero en forma voluntaria para el tratamiento y la internación de Yegor, contó un panorama terrible: "Los padres encontraron al niño inconsciente en un charco de sangre. Los perros todavía lo estaban destrozando".

Aparentemente los perros escaparon de su habitáculo porque el padre de Yegor no había cerrado la puerta correctamente. Durante el ataque, los salvajes perros le arrancaron los genitales, el ano y le desgarraron la arteria femoral de la pierna izquierda.

Por la gravedad de sus heridas, Yegor fue trasladado en un helicóptero militar a la ciudad de Dnipro para recibir la atención médica necesaria. El niño fue internado en el Hospital Infantil Regional de Dnipro. Allí, cuatro equipos de cirujanos comenzaron a luchar por su vida. El niño está internado en situación crítica.

Dos perros le arrancaron los genitales a un niño de 2 años.jpg

Ahora los médicos están tratando de salvar la pierna izquierda del niño de la amputación, según los informes. Desde el hospital informaron que "el niño sufrió heridas extremadamente graves".

Luego detallaron: "está recibiendo una potente terapia antibacteriana, esperamos el desarrollo de procesos inflamatorios que son complicaciones habituales en estos casos".

Mientras tanto, la policía de Ucrania inició una causa penal por incumplimiento de los deberes paternos que podría tener graves consecuencias contra la madre y el padre de Yegor. La portavoz de la policía, Aleksandra Gavrilko, confirmó: "Los padres del niño están siendo interrogados. Los exámenes forenses están en marcha. Enfrentan hasta tres años de prisión en caso de ser declarados culpables".

Yegor permanece en terapia intensiva, en condición es crítica y los médicos no comentaron sobre sus posibilidades de supervivencia.