Diario Uno > Mundo > coronavirus

Coronavirus: en medio de una crítica situación, Inglaterra entrará en su tercera cuarentena

El primer ministro Boris Johnson anunció una nueva cuarentena hasta el 15 de febrero en toda Inglaterra ante una situación sanitaria y hopitalaria dramática a causa del coronavirus

Tras describir una situación sanitaria y hospitalaria dramática, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, anunció este lunes una nueva cuarentena en toda Inglaterra hasta el 15 de febrero, la tercera desde que empezó la pandemia, y destacó el avance de la vacunación contra el coronavirus con el inicio de la aplicación de las dosis de la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca.

En paralelo, Escocia también decidió un confinamiento que comienza esta medianoche y durará todo el mes de enero, una medida similar a las que la región autónoma impuso en marzo de 2020, según explicó la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon.

Te puede interesar...

Poco después, en su mensaje a la nación televisado, Johnson informó que todas las escuelas y centros educativos de Inglaterra volverán desde este martes al formato remoto, con la excepción de los hijos de trabajadores esenciales y niños de sectores vulnerables, según reprodujo el diario The Guardian.

Además, pidió a toda la sociedad que se quede en sus casas y solo salgan para comprar lo esencial. Los únicos que podrán salir son los llamados trabajadores esenciales o personas que escapan de violencia doméstica.

"Las próximas semanas serán las más duras hasta ahora, pero creo firmemente que estamos en al última fase de la lucha. Quédense en casa, protejan el sistema sanitario y salven vidas", pidió el premier.

Johnson también informó que todas las personas que se encuentran en un grupo de riesgo recibirán en breve una carta para alertarles de la necesidad de volver a aislarse hasta que el número de contagios desciendan y el sistema hospitalario vuelva a ganar capacidad de respuesta.

Según destacó, las hospitalizaciones en Inglaterra aumentaron un 30% la semana pasada y los hospitales están una vez al borde del colapso.

El 29 de diciembre pasado, el país vivió un récord cuando registró más de 80.000 nuevos contagios en un solo día y luego esa semana un aumento del 20% en el número de muertes.

"Es claro que tenemos que hacer más y hacerlo juntos", sentenció el premier británico, antes de intentar matizar las malas noticias con la aceleración de la campaña de vacunación de las últimas horas.

En medio de un aumento descontrolado de casos por una nueva variante de coronavirus, el Reino Unido se convirtió este lunes en el primer país en sumar a su plan de inmunización la aplicación de la vacuna de la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca.

Con más de 75.000 muertes, el Reino Unido es uno de los países de Europa más castigados por el coronavirus.

El país, que ya inoculó a 1 millón de personas con la vacuna de las farmacéuticas estadounidense y alemana de Pfizer y BioNTech, que también fue el primero del mundo en aprobar, se enfrenta a una nueva ola de contagios desde el descubrimiento en diciembre de una nueva variante del coronavirus entre 40% y 70% más transmisible.

Brian Pinker, un jubilado británico de 82 años que precisa de diálisis debido a un problema de riñón, recibió este lunes la vacuna de AstraZeneca en el Hospital Churchill de la Universidad de Oxfor, informó la cadena BBC.

En medio de la curva ascendente de casos y muertos, y con la vuelta de medidas más duras, la distribución de la vacuna AstraZeneca/Oxford, más barata y fácil de conservar que la anterior, de la que el país ya encargó 100 millones de dosis, aparecía este lunes como el único motivo de esperanza.

El servicio público de salud (NHS) informó que ya dispone de 520.000 dosis listas para ser distribuidas.

Según los científicos británicos, la vacuna ofrece protección a partir de 22 días después de la primera inyección y durante al menos tres meses.

Por este motivo, y para llegar a una población lo más amplia posible, las autoridades sanitarias inglesas decidieron espaciar considerablemente, hasta 12 semanas en lugar de las tres inicialmente previstas, la administración de las dos dosis necesarias.