Diario Uno Mundo Jeanine Áñez
Crece la tensión política

Bolivia: Jeanine Áñez intentó fugarse a Brasil antes de ser arrestada

Un operativo policial, evitó que la expresidenta de facto de Bolivia Jeanine Áñez se fugara a Brasil antes de ser arrestada. Enfrentamientos frente a la cárcel de Miraflores

Por UNO

La expresidenta de facto de Bolivia Jeanine Áñez intentó fugarse a Brasil en marzo pasado, en una avioneta preparada para ese propósito, pero un operativo policial lo evitó y fue arrestada un día antes en la ciudad de Trinidad.

La información, publicada por medios bolivianos que citan "fuentes oficiales", asegura que la Justicia constató "actos preparatorios típicos de una fuga" y "condiciones típicas de una evasión".

Seguir leyendo

La información circuló casi en coincidencia con un enfrentamiento a las puertas del penal de Miraflores, donde la expresidenta de facto está detenida, entre quienes reclaman su libertad y quienes la acusan por la treintena de muertes que se dieron durante su gestión.

Hubo en el lugar peleas y al menos un herido, y debió intervenir la Policía, que lanzó gases lacrimógenos.

Sobre la posible fuga, se supo que horas antes Yerko Núñez, quien fuera ministro de la Presidencia hasta el final del mandato de facto, avisó a la exmandataria sobre la medida judicial", pero éste, con la información de primera mano, pudo actuar más rápido que Áñez y tomó otro avión con destino a Brasil.

Las valijas listas, la estancia de Áñez fuera de su casa y la contratación de una avioneta fueron elementos suficientes para aplicar la detención de la exmandataria de facto, que fue encontrada "oculta debajo de la 'entrecama' de un sommier cuando fue aprehendida por los policías la noche del 12 de marzo, horas antes de ser enviada a la ciudad de La Paz", señaló la estatal agencia ABI.

Áñez, de 54 años, afirmó este martes que ya no quiere vivir y rechazó el medicamento que se le impuso días después de su intento de suicidio en la cárcel en la que cumple prisión preventiva desde marzo, acusada de sedición, terrorismo y conspiración.

"Ya no quiero vivir. Mis hijos necesitan hacer su vida. Ya no quiero más medicamentos que no sé cuáles son. Pido por favor a mis carceleros que me digan qué estoy tomando", dijo en un mensaje publicado por su equipo en sus redes sociales.

El pasado viernes, la Fiscalía General de Bolivia presentó una nueva acusación formal contra Áñez por genocidio, un cargo que fue tildado de "disparate" por el director de la ONG Human Rights Watch (HRW) para las Américas, José Miguel Vivanco.

"El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para Bolivia ha aportado pruebas sólidas de la participación de fuerzas de seguridad en dos horrorosas masacres. Pero acusar a Ánez de genocidio es un disparate", escribió Vivanco en su perfil de Twitter.

https://twitter.com/JMVivancoHRW/status/1430186336233955331

El expresidente Evo Morales renunció el 10 de noviembre de 2019 ante una "sugerencia" de jefe de las Fuerzas Armadas, tras 21 días de protestas callejeras, de un amotinamiento policial y en medio de denuncias de irregularidades -luego desmentidas por la Justica- en el recuento de las elecciones presidenciales del mes anterior, que había dado ganador al mandatario, en el poder desde 2006.

Áñez, entonces vicepresidenta segunda del Senado, asumió la Presidencia dos días después en una polémica sesión sin quórum debido al boicot del partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS).

Un total de 37 manifestantes fueron muertos en noviembre en la represión de protestas contra el golpe de Estado en las ciudades de Sacaba y Senkata por parte de fuerzas de seguridad que habían recibido garantías de inmunidad por parte de Áñez.

Te puede interesar Afganistán: talibanes fusilaron y le cortaron la garganta a un famoso comediante

Expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) investigaron esas muertes y concluyeron que se trató de dos "masacres".

La detención de la expresidenta de facto parece haber vuelto a alimentar la tensión política en Bolivia.

Grupos a favor y en contra de la liberación de Áñez se enfrentaron este miércoles al mediodía en las afueras del penal de Miraflores.

https://twitter.com/ExitoNoticias/status/1430671840960200714

Una marcha convocada por la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (Apdhb) para exigir la liberación de la expresidenta de facto llegó al penal, donde esperaba un grupo de personas que pedía esclarecer los hechos de violencia.

Hubo primero un cruce de insultos y algunos empujones, hasta que los enfrentamientos se volvieron más fuertes e intervino la Policía.

Te puede interesar Purgas estalinistas: encontraron en Ucrania restos de miles de personas asesinadas

Los sitios de Página Siete y Fides señalan que el dirigente Guillermo Paz, de Bolivia Dice No, sufrió un corte en la cabeza aparentemente por un piedrazo.

Carolina Ribera -hija de la exmandataria golpista-, la titular de la Apdhb, Amparo Carvajal, y el presidente de la Asamblea Legislativa de Santa Cruz, Zvonko Matkovic, lideraron la columna opositora de la llamada "Marcha en defensa de los Derechos Humanos".