Diario Uno > Mundo > Gobernador

Andrew Cuomo: de ejemplo por su gestión a "depredador sexual"

El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo, en pocos días pasó de ser ejemplo por su gestión de la pandemia a "depredador sexual" por varias denuncias de acoso

En solo unos meses y en coincidencia con el cambio de Gobierno en la Casa Blanca, el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo, pasó de ser la contracara predilecta de los demócratas frente al entonces presidente Donald Trump en la gestión de la pandemia y un posible futuro presidenciable, a un dirigente jaqueado en su estado por acusaciones de maquillar las muertes por el brote y tres denuncias de acoso sexual.

Mientras Trump trastabillaba en su respuesta a la Covid-19, las conferencias de prensa diarias de Cuomo sobre la crisis sanitaria cautivaron no solo a los neoyorquinos -alcanzó hasta un 87% de popularidad-, sino a todos los estadounidenses que buscaban un guía en medio del caótico manejo del presidente.

Te puede interesar...

De hecho, lo llevaron a ganar en noviembre pasado un premio Emmy y a publicar un manual de liderazgo basado en su experiencia para enfrentar la crisis del coronavirus.

Pero, tras ser alabado por sus correligionarios y tocar la cima con aspiraciones presidenciables, Cuomo tropezó con su propia gestión: la fiscal general de Nueva York, la demócrata Letitia James, lo acusó en enero de maquillar las cifras de fallecidos en los geriátricos, al descontar a los residentes que -dada su gravedad- habían sido trasladados a hospitales, donde finalmente murieron.

Más de 15.000 personas fallecieron en esas instituciones, si bien un recuento de fines de enero solo incluía 8.500, de acuerdo con esa versión.

“¿A quién le importa si fallecieron en el hospital o en el geriátrico? Fallecieron”, se defendió entonces.

Unas semanas más tarde, el diario The Washington Post reveló que su secretaria, Melissa De Rosa, confesó en privado a algunos legisladores estatales que escondieron datos de geriátricos porque temían que Trump utilizara esa información para abrir una investigación federal "políticamente motivada".

Al conocer la filtración, Cuomo llamó a los congresistas estatales para pedirles su silencio, algo que el legislador demócrata Rom Kim decidió denunciar, al afirmar que el gobernador lo amenazó con acabar su carrera si no lo hacía.

"Puedo destruirte", le advirtió Cuomo a Kim -según aseguró este- en el transcurso de una llamada telefónica.

Al testimonio de Kim, se sumaron los de otros legisladores demócratas y republicanos, que pidieron iniciar una investigación por lo sucedido y retirarle los poderes de emergencia otorgados durante la pandemia.

A esta delicada situación, se sumó la semana pasada una catarata de acusaciones de acoso sexual.

La última de ellas, se conoció este martes, horas después de que el líder demócrata habilitara formalmente la investigación de dos denuncias similares por parte de sendas ex empleadas.

La joven Anna Ruch, de 33 años, que a diferencia de las anteriores denunciantes nunca fue su colaboradora, relató al diario The New York Times que Cuomo le preguntó, en una boda en 2019, si podía besarla, luego de que ella empujara la mano que él le había puesto en la parte baja de su espalda.

Andrew Cuomo, la foto que complica al gobernador de Nueva York.jpg

La denuncia pública de Rauch se suma a la de de Charlotte Bennett, una ex colaboradora de Cuomo, quien dijo que éste la había acosado sexualmente el año pasado, y la de Lindsey Boylan, una ex asesora que describió un contacto físico no deseado por parte del gobernador.

El gobernador habilitó este lunes formalmente a que se lo investigue por las acusaciones. La fiscal general del estado dijo que la oficina de Cuomo le concedió por escrito autorización para realizar una pesquisa independiente.

"Esta es una responsabilidad que no tomamos a la ligera por cuanto las acusaciones de acoso sexual deben tomarse siempre en serio", dijo James en un comunicado, en el que indicó que los resultados de la investigación serán "revelados en un informe público".

Cuomo dijo el domingo que "sinceramente lamenta" que su conducta haya sido "malinterpretada como un flirteo no deseado", a la vez que negó haber incurrido en ninguna conducta o propuesta inapropiada.

Para conducir esa investigación escogió inicialmente a un ex juez federal, pero altas figuras de su partido dijeron que eso no aseguraba transparencia por haber trabajado mucho tiempo con alguien de su entorno.

"Debe haber una investigación independiente, no dirigida por un individuo seleccionado por el gobernador, sino por la oficina del Fiscal General", tuiteó la joven estrella demócrata del Congreso Alexandria Ocasio-Cortez.

En tanto, el alcalde de la ciudad de New York, el demócrata Bill de Blasio, rechazó las disculpas del gobernador.

"Eso no es una disculpa. Parece que dijera: 'Estaba bromeando'. El acoso sexual no es divertido. Es algo serio", dijo De Blasio, viejo rival de Cuomo.