Mendoza Viernes, 1 de junio de 2018

Víctimas del Próvolo cuentan por primera vez los abusos que sufrieron

El Siete recabó cuatro testimonios de jóvenes que vivieron y fueron testigos de los abusos en la institución educativa. Señalan directamente a sus abusadores y piden justicia.

Por primera vez, en primera persona, las víctimas del Instituto Antonio Próvolo se animaron a hablar y contaron ante los medios de comunicación lo que pasaron en sus años en la institución, los abusos que sufrieron y las secuelas que eso dejó en sus vidas.

Para llegar a hablar con la prensa e incluso para poder expresarse ante la Justicia, las víctimas tuvieron que aprender primero lenguaje de señas, dado que durante todos sus años en el Próvolo nunca les enseñaron a comunicarse. Incluso en sus testimonios cuentan que ni siquiera aprendieron a escribir bien y que esa era una estrategia para mantenerlos callados.

Los testimonios fueron recabados para un informe especial sobre el caso realizado por periodista Sofía Fernández, de El Siete.

Todos los entrevistados ya son mayores de edad y tienen ahora entre 20 y 30 años. No sólo fueron abusados en su niñez y su adolescencia, sino que además tuvieron que presenciar los abusos de sus compañeros.

Lo que vivieron les causó graves consecuencias psicológicas. Todos coinciden en que a raíz de lo que vivían y que no podían expresar, se autoflagelaban al punto de querer incluso suicidarse.

En los testimonios, los chicos señalan directamente a sus abusadores: los curas Nicola Corradi y Horacio Corbacho y la monja Kumiko Kosaka. Los primeros dos están imputados por abuso sexual agravado por la guarda y convivencia preexistente con menores en concurso real con corrupción de menores, delito que tiene una pena máxima de 20 años. Kumiko, en tanto, está imputada como partícipe primaria en tres hechos de abuso y autora en casos de corrupción de menores.

Por la causa, hay en total 14 imputados. Las víctimas piden justicia.

Interior del Próvolo. Padres y familiares reunidos para reclamar por lo sucedido a chicos y chicas del instituto.

Interior del Próvolo. Padres y familiares reunidos para reclamar por lo sucedido a chicos y chicas del instituto.

Dejanos tu comentario