Mendoza Jueves, 26 de julio de 2018

Una obra cloacal en San Carlos pasó el filtro del ajuste

Se trata de la ampliación de la actual planta. Ahora rendirá diez veces más, para más de la mitad de la población.

San Carlos podría considerarse dentro del grupo de beneficiarios de obras que el Gobierno de Mendoza continuará o iniciará en breve, más allá de los reajustes presupuestarios a los que deberá someterse. Es que en días empieza la ampliación de la planta de tratamientos de residuos cloacales, que costará más de $115 millones y que es estratégica: beneficiará a 21 mil vecinos -más de la mitad de la población departamental-, dará trabajo a lo largo de un año y medio a 120 personas y servirá para que el servicio esté a pleno durante 30 años más.

Eso, en resumen, es la proyección de la obra que ya cuenta con un convenio de inicio de obra firmado por parte de AYSAM, de la Secretaría de Servicios Públicos y por el intendente Jorge Difonso, que fue uno de los que describió con más exactitud el impacto que tendrá para su comuna.

"Es de las obras que se consideran invisibles, que no se pueden mostrar políticamente, pero que son sumamente importantes y estratégicas, porque tienen una efectividad y un fin muy importante que es la salubridad y el cuidado del ambiente. Nos asegura un correcto tratamiento de los residuos cloacales de toda la población porque va a multiplicar por diez la capacidad de recepción que tiene la planta actual y asegura la recepción para el crecimiento que viene registrando el departamento para los próximos 30 años", comentó el jefe comunal.

Es que hoy se tratan 6,6 litros por segundo y van a poder tener un tratamiento de una capacidad de 60 litros, según plantea el proyecto a ejecutarse. Eso, gracias a dos lagunas más que se sumarán a la única existente, que trabajarán con 30 litros por segundo, cada una.

Para esta obra se invertirán $115.133.728 y beneficiará a 21 mil habitantes que ya están conectados a la red desde la villa cabecera, Eugenio Bustos y La Consulta, pero cuyos residuos llegaban a una planta sin capacidad física.

"Nosotros en los últimos años los proveíamos de la conexión para que quedara salvada la emergencia ambiental en los patios de las casas, se transportaban, pero la planta ya no estaba dando respuestas", agregó el intendente, sobre la problemática.

Después se sumarían como beneficiarios los pobladores de Chilecito y Pareditas. Esto a partir de una tercera laguna proyectada para hacerse en 2030, con capacidad para albergar 30 litros más. De esto modo, se cubriría a 30 mil personas, que equivale al 95% de la población total.

"Es un año y medio de obras y de empleo. Gente que va a poder trabajar, con un oficio poco calificado hasta el maquinista con una calificación especial para el tratamiento de áridos", agregó Difonso sobre los trabajos que tendrán un plazo de ejecución de 540 días. Desde el Gobierno calcularon que requerirá de 120 obreros.

Con respecto a su importancia e inversión, que es alta a comparación de otras obras de saneamiento, el secretario de Servicios Públicos, Natalio Mema, dijo: "Hacía más de 20 años que no se hacía ahí una obra de ese tipo. Y está en el marco del plan de obras de AYSAM que se ha priorizado luego de que se pudieran ordenar las cuentas, permitiéndonos que no las frenáramos. Hablamos de una obra nueva y que se va a sumar a la que empezaremos en Rivadavia, que son dos obras claves".

Richard Battagión, titular de AYSAM, dijo por su parte: "Se alinea en nuestro proyecto de desarrollo del sistema de saneamiento que estaba atrasado en la provincia. Necesitamos poner en valor las plantas y poder atender la expansión que está necesitando el servicio de forma estratégica".

Más noticias