Mendoza Jueves, 2 de agosto de 2018

Se viene una nueva "saladita" y la UCIM y la FEM le exigen al Gobierno más controles

Se confirmó la intención de que una segunda megaferia se instale en Santa Rosa, a poca distancia del polémico emprendimiento que lideró Jorge Castillo

En Santa Rosa. La Comuna del Este seguirá sumando polos comerciales. Las cámaras están en alerta.

La Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM) y la Federación Económica Mendoza (FEM) están en alerta desde que se confirmara la intención de que una segunda megaferia se instale en Santa Rosa, a poca distancia del Mega Polo La Salada, que sigue funcionando a pleno a pesar de que aún está en obra y sin control de pagos de impuestos, según denunciaron las dos organizaciones.

El 30 de agosto de 2013, el día de Santa Rosa de Lima, La Salada desembarcó en Santa Rosa, esa vez con puestos callejeros. A 5 años, el Mega Polo La Salada de Cuyo ha trabajado todos los fines de semana y no ha cerrado jamás, pese a que hubo momentos de extrema tensión con la Municipalidad, que intimaba a regularización de tazas y a completar y habilitar la obra. No cerró ni cuando el referente máximo nacional, Jorge Castillo, cayó preso. No cerró ninguno de los fines de semana siguientes, a pesar de que Castillo continúa detenido.

Las intimaciones municipales pasaron a ser negociaciones cuando La Salada amenazó con irse y, finalmente, ahora se sostiene que la situación en pago de tasas está ordenada y lo edilicio está avanzando.

Hace más de un año algunos feriantes "díscolos" compraron un predio de 42 hectáreas algunos kilómetros al oeste del megapolo, también sobre ruta 7, y comenzaron a gestionar con la Comuna una habilitación provisoria para abrir una nueva feria, apoyando sus argumentos legales en el antecedente generado por La Salada y sus habilitaciones precarias.

Mientras tanto desde la UCIM y la FEM criticaron duramente estas ferias y especialmente la falta de control de Provincia y Nación, que deriva en "la venta ilegal y la competencia desleal".

Para la UCIM "no ha cambiado nada en lo que se refiere a controles en La Salada y las saladitas, a pesar de las nuevas gestiones en la Municipalidad, en la Provincia y en el país", dijo Daniel Ariosto, presidente de la Unión Comercial e Industrial de Mendoza.

"En la mayoría de los puestos de La Salada y en las otras ferias similares se sigue trabajando en negro, con mercaderías de origen desconocido y no se extienden facturas", sostuvo.

Además, Ariosto sostuvo que "la condición edilicia de La Salada es un desastre y no hay ningún sustento legal que permita habilitar eso".

El presidente de la UCIM informó que "estamos hablando sobre esto con la Provincia, con los ministerios de Economía e Infraestructura, exigiendo control en estos lugares".

También indicó que "hemos hecho los reclamos a Alejandro Abaca, de la AFIP, porque pese a que habían indicado que habría mayor control, hasta ahora no llega nadie a esos lugares, y es evidente que hay una falla en la gestión o una falta de voluntad política. Es necesario que haya acciones para controlar la venta ilegal. Esto es muy grave".

Ariosto dijo que "nosotros nos quejamos de la administración anterior, pero acá también tenemos que marcar las falencias y parece que ATM, la AFIP, Trabajo y la Municipalidad tienen miedo de entrar a la feria. Se facturan millones de pesos en negro en estos lugares y nadie hace nada. Es una vergüenza".

Adolfo Brennan, prosecretario de Comercio y Servicios de la Federación Económica Mendoza, sostuvo que "la postura de la FEM es que no haya comercio ilegal de ningún tipo. Todo lo que se hace fuera de la ley es competencia desleal", dijo y sostuvo que la normalización y el control sobre La Salada "nunca se terminó de formalizar".

Al respecto indicó que "hemos tenido reuniones en la Subsecretaria de Trabajo, pidiendo controles", argumentando que el trabajo en negro genera "competencia desleal y esto produce condiciones desfavorables para los que trabajamos en forma totalmente legal, ya que se vende menos".

"A cualquier comercio, en cualquier centro comercial, se exige tener factura, tener las facturas de compras del proveedor, tener a todos los trabajadores registrados. A los que son atenidos por sus dueños, ser monotributistas. Se reciben constantes inspecciones de higiene y seguridad. Y todo eso está bien, pero ATM y AFIP, los organismos provinciales y nacionales, deben actuar igual siempre y con todos", dijeron desde la FEM.

Dejanos tu comentario