Mendoza Sábado, 9 de diciembre de 2017

Se complicará la toma de créditos hipotecarios

Es lo que estiman desde el Colegio de Corredores Públicos para el primer cuatrimeste de 2018. Adjudican la situación a la inflación, a las variaciones de tasas y a las mayores exigencias para acceder a financiamiento.

Será un primer cuatrimestre complejo. Eso es lo que estiman en el ambiente inmobiliario. Inflación, variaciones de tasas y mayores exigencias en el otorgamiento de créditos hipotecarios es lo que presagian. En los alquileres se proponen contratos con un ajuste anual de entre el 20% y el 25%.

"Los índices van a seguir subiendo. Va a ser un primer cuatrimestre complejo", estimó ayer Miguel Ángel Astorga, presidente del Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de Mendoza, al ser consultado sobre cómo será el horizonte para aquellos que tengan la expectativa de obtener créditos hipotecarios en el futuro cercano.

Los créditos hipotecarios UVA (Unidad de Valor Adquisitivo) tuvieron una fuerte aceptación en las grandes ciudades del país: Buenos Aires, Rosario, Córdoba. Sin embargo, Mendoza fue cautelosa al principio. "Somos más conservadores", dijo Astorga. Y cuando Mendoza se decidió, los créditos volaron.

Los que ya los han gestionado, pueden estar tranquilos porque para ellos nada cambia. Pero para los aspirantes a obtenerlos, la cosa será más compleja.

"Hay poca capacidad de ahorro y a la banca privada se le ha reducido la posibilidad de otorgamiento de créditos", sostuvo el presidente del colegio. Por eso, es casi un hecho que irán aumentando los requisitos para otorgarlos. "El Banco Nación seguramente será el único en tener capacidad, ya que el Estado no tendrá inconvenientes en nutrirlo de fondos", dijo Astorga.

Todo esto sin contar con que seguramente las tasas a fijar para los créditos nuevos serán más elevadas.

Poco para hipotecar

Según el Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios, en Mendoza ya casi están agotadas las propiedades que estaban disponibles y en condiciones de ser hipotecadas para afrontar los créditos. Lo que había ya tiene destino y no queda mucho en el mercado, salvo que surjan nuevos vendedores.

Por esto es que se estima que lo que ocurrirá es que los programas de crédito vayan asumiendo una forma parecida a la que tuvo el primer Procrear: comprar el terreno y adquirir el crédito para construir.

Un consejo: "No hay que desesperarse y hay que buscar profesionales inmobiliarios. No hay que confiar en cualquiera, porque es un enorme riesgo. Tener la casa propia es posible, pero hay que hacer las cosas con seguridad y tranquilidad", dijo Astorga.

Más noticias