Mendoza Martes, 19 de junio de 2018

Salgado seguirá libre y no irá a la cárcel hasta que no se agoten las instancias

El ex intendente acusó al gobernador de Mendoza por hacer persecución política y judicial e irá a los organismos internacionales.

Por primera vez en la historia de Mendoza, la Justicia impuso una pena de cumplimiento en la cárcel por corrupción política. El ex intendente de Santa Rosa por el Frente para la Victoria (FPV) Sergio Salgado fue condenado por la Segunda Cámara del Crimen de San Martín a 5 años de prisión, que deberá saldar tras las rejas cuando la sentencia quede firme.

Para que ello ocurra, la condena deberá pasar por dos etapas de revisión que sin duda la defensa de Salgado, integrada por los penalistas Carlos Moyano y Sergio Carreño, demandará con el fin de revertir el fallo en contra.

El primer paso es ir a la Suprema Corte de Mendoza. Si el recurso no prospera, se podría ordenar la inmediata detención de Salgado, pero la defensa del ex intendente reclamará a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Si esta acepta abrir el caso y ordena que se suspendan los efectos de la condena hasta que resuelva, no podría ser enviado a la cárcel.

También evalúan ir a los organismos internacionales de derechos humanos: "Vamos a acudir allí porque esto e un claro caso de persecución política", afirmó el ex intendente tras la sentencia.

Estos procesos podrían demorar entre uno y dos años o más. Durante el tiempo que se tramite la revisión de la sentencia, Salgado estará libre.

¿En la cárcel cuánto tiempo?

Si agotadas esas instancias la condena es confirmada, entonces el ex intendente deberá volver a la cárcel. ¿Cuánto tiempo? Al menos 2 años y 7 meses para cumplir los dos tercios de la condena de 5 años que le permitirían acceder a la libertad condicional.

El ex jefe comunal de Santa Rosa ya estuvo 8 meses en la cárcel bajo el régimen de prisión preventiva. Por lo tanto, a los dos tercios de la condena de 5 años, que serían igual a 39 meses, hay que restarles los 8 que ya cumplió. Quedarían 31 meses pendientes, es decir 2 años y 7 meses.

Pero esa no es la única opción. Obviamente la defensa de Salgado va por más y aspira a revertir el fallo en la Corte mendocina o nacional. Si consiguiera ese objetivo, entonces Salgado no debería volver a la cárcel.

Ambos penalistas pueden tenerse fe de que así sea. A fines de noviembre de 2016, Moyano y Carreño consiguieron que la Corte de la provincia eliminara la acusación por asociación ilícita que tenía preso al ex intendente.

Ese fallo le permitió salir libre y enfrentar un juicio por delitos cuyas penas de cárcel son mucho menores.

No obstante, la de ayer fue una victoria plena para el Ministerio Público, cuya investigación penal llevó adelante el fiscal Santiago Garay (hoy en Delitos Económicos e Informáticos) y en el juicio oral y público el fiscal Sebastián Capizzi.

Para Salgado y sus defensores fue en cambio una dura derrota. Con él también fueron condenados tres de los cuatro ex funcionarios municipales que habían sido sentados en el banquillo.

El fiscal Capizzi había pedido 5 años de cárcel más la inhibición absoluta y perpetua para ejercer cargos públicos que exige en estos casos el Código Penal.

La Segunda Cámara del Crimen tomó el pedido y lo hizo suyo. El tribunal, integrado por los jueces camaristas Armando Martínez, Viviana Morici y Zaida Landini, formalizaron sin modificaciones lo pedido por la fiscalía.

Los delitos que cometió

Los jueces condenaron a Sergio Salgado por los delitos de concusión (imposición de coimas a terceros), desobediencia judicial, malversación de caudales públicos y fraude a la Administración Pública en la modalidad de administración infiel, en grado de tentativa.

La sentencia fue por cuatro hechos que fueron ventilados en el juicio oral y público: los fondos de la playa de estacionamiento de La Salada, que iban a parar al Municipio de Santa Rosa sin ser registrados como ingresos de la Comuna y "viajaban" en una caja de zapatos.

Acuerdo. Jorge Castillo arregló con el intendente Salgado que se instalaría a cambio de que la Comuna manejara la playa.
Acuerdo. Jorge Castillo arregló con el intendente Salgado que se instalaría a cambio de que la Comuna manejara la playa.

Para el tribunal, esos dineros que pasaban a manos de Salgado eran parte de una coima que el ex intendente exigía a los operadores del predio de ventas de La Salada ubicado en Santa Rosa.

También se lo consideró culpable por ignorar una serie de requerimientos de Fiscalía de Estado; y por malversar los fondos destinados a una planta de destete de ganado vacuno, que Salgado nunca levantó a entender del tribunal, a pesar de que él insiste en que hizo un complejo similar que el Municipio de Santa Rosa no usa.

Tampoco se salvó de la acusación de estar involucrado en la confección de facturas truchas de un lubricentro que nunca fue proveedor de la Municipalidad de Santa Rosa y de la emisión de cheques para cancelarlas, pago que finalmente no se concretó, por lo que se lo consideró un intentó de fraude.

Además fueron condenados el ex concejal del FPV Marcial Ibarra, a 3 años de prisión de ejecución condicional, y el ex responsable de Acción Social Flavio Araya, a 2 años de prisión de ejecución condicional, ambos por el delito de concusión.

Por otra parte, el tribunal impuso al ex secretario de Hacienda Franco Ojeda la pena de 3 años de prisión de ejecución condicional por fraude a la Administración Pública.

Todos quedaron inhabilitados a perpetuidad para ejercer cargos públicos.

Una sola absolución hubo en la sala y recayó sobre Gisela Ruggeri, secretaria del ex intendente, a quien los jueces le otorgaron el beneficio de la duda y no la condenaron.