Mendoza Sábado, 17 de noviembre de 2018

Nena, la perra que salvó al andinista Walter Moreno

Le dio calor al deportista que se perdió en el Cerro Ponderado y fue rescatado. Vive con sus dueños en Colonia Suiza.

Estaba algo cansada, reposando. Seguramente el ajetreo de esos dos días en el Cerro Ponderado (está a 2.700 metros de altura sobre el nivel del mar) le jugó un mala pasada. Nena, la perra que salvó al andinista Walter Moreno (53) el miércoles pasado es la protagonista de la bonita historia.

Los dueños de la heroína son Gabriel Calderón (52) y Marisol Celis (48), una familia que reside a unas 5 horas de la cumbre del Ponderado, en Colonia Suiza, Luján de Cuyo.

Claro, faltaba ponerle la frutilla al postre si hubiera aparecido el otro perro que junto con Nena cobijaron del frío a Moreno soportando 1 o 2 grados bajo cero. Los canes respondieron como la historia manda, siendo fieles a cualquier persona que les da amor. Vieron que este trabajador administrativo de la empresa Arcor se había perdido al separarse de sus 5 compañeros de ruta, y lo ayudaron.

"Desconozco quién es el dueño del otro perrito que estuvo con ellos, pero debe ser de algún puestero porque no se ve que esté abandonado. Y varias veces lo he visto por la zona", comentó Gabriel Calderón (52), un trabajador administrativo de Puerto Seco que es dueño de Nena.

Contó cómo la conoció. "Esta perrita apareció donde trabajo y estuvo varios días con nosotros. Era muy cariñosa y se daba con todos, haciéndose querer. Luego me la llevé a mi casa, pero era muy callejera y le costaba quedarse en el lugar, no la podía tener encerrada", dijo.

"¡La perra venía muerta de hambre, pobrecita!", exclamó una amable Marisol al hablar del día en que regresó a su casa. Esta señora que es ama de casa y vende frutas secas siguió contando más sobre el can de color negro. "Una vuelta habían subido unos chicos al (el cerro) Comisión, era un día jueves a las cinco de la tarde. Le dije a uno de ellos: 'Mirá, la Nena va a subir con ustedes, te encargo que baje con vos'. No pensé que iban a hacer noche allí. Entonces cuando pasaron dos días, venía muerta de hambre porque tenían sólo verdurita para comer. No me di cuenta de darle una bolsa de alimentos (se ríe con ganas)".

"Es re buena, se va dos o tres días con los que suben al cerro y vuelve. Es de acá", la describe.

De lo que sufrió Moreno, dijo: "Tuvo suerte porque llovió de día y de noche, cuando me levanté el lunes estaba todo nevado, así que dije: ¡qué frío que habrá pasado ese pobre hombre! ".

Gabriel contó que la perra es inquieta. "Desaparecía uno o dos días, pero siempre volvía y desconocíamos adónde se iba. Cuando volvía, venía con mucho hambre. Hasta que nos dimos cuenta de que se iba con los caminantes que iban a la montaña. Luego los caminantes nos preguntaban por la perrita negra, para que los acompañara y ella se iba sin problemas", relató.

"Ahora cuando pasan los caminantes se desespera por ir con ellos y más cuando van con niños que son los que más le hacen cariño. El domingo cuando andaba la patrulla de rescate buscando a Walter, nos dijimos con mi señora que seguro se encontraba con el senderista perdido porque Nena no aparecía tampoco", afirmó.

Y siguió contando: "Comencé a llamar a varios montañistas conocidos por si la habían visto en la montaña y me dijeron que no, ahí comenzamos a preocuparnos".

"Me enteré que había estado con él por un montañista amigo que me envió una foto cuando encontraron a Walter y ahí Nena estaba con ellos. Ahí nomás se la envié a Marisol, mi señora y nos pusimos muy contentos, porque vivimos con una heroína".

El gran rescate

El domingo por la tarde se perdió Moreno (está internado en el Hospital Español) al bajar del Ponderado. Iba junto con Mario Ramírez, Marcos Radich, Hernán Alenda, Laura Nardechia y Andrés Sáenz. El miércoles a las 12.50 fue encontrado en una de las laderas del cerro.

En el operativo participaron Cuerpo de Aviación Policial, guías, andinistas locales y corredores de montaña (aproximadamente una 80 personas). Todo terminó bien.

Más noticias