Mendoza Sábado, 25 de agosto de 2018

Llamarán a declaración indagatoria a quienes tomaron el Normal

Entre profesores, alumnos y legisladores, serán 10 personas las quedarán imputadas por desobediencia, informaron desde la Justicia.

A partir de la semana que viene la Justicia tomará declaración indagatoria a quienes participaron de la toma del Colegio Normal Superior Tomás Godoy Cruz. Luego de eso quedarán imputados bajo el delito de desobediencia, que tiene una pena de 15 días a un año de prisión. El senador por el FIT Lautaro Giménez consideró la acción como un "delirio".

A raíz de los cambios que informó la Dirección General de Escuelas (DGE) para los institutos de educación superior de Mendoza, a modo de protesta, alumnos y docentes del Normal Tomás Godoy Cruz se manifestaron desde este jueves en las instalaciones del establecimiento capitalino.

Por denuncia de la DGE, este viernes intervino el Ministerio Público Fiscal a través de la Unidad Fiscal de Delitos Correccionales, a cargo del fiscal Gabriel Blanco. Ambas entidades informaron que los manifestantes debían abandonar el edificio a las 23. Sin embargo continuaron hasta pasado el mediodía de este sábado.

Desde Delitos Correccionales informaron que la protesta "se disfrazó de asamblea", pero que en realidad se trató de una toma, ya que en el edificio existían carteles declaraban "tomada" la institución por "la comunidad educativa".

Además informaron que en la "toma" participaron entre 200 y 300 personas a lo largo de tres días, con lo que entienden que no fueron asambleas las "maniobras" llevadas adelante en el Normal.

Sin embargo, el delito que informa el Ministerio Público Fiscal es el de "desobediencia" ya que un representante legal de la DGE pidió que desalojaran el edificio, cosa que no sucedió hasta este sábado a mediodía, según explicaron desde el Ministerio Público Fiscal.

Por esta razón Delitos Correcionales llamará a declaración indagatoria al menos a 10 personas, consideradas "líderes" de la protesta a partir del lunes y quedarán imputadas por desobediencia, un delito excarcelable que generalmente se resuelve en una probation, pero que, en caso de volver a cometerse implica prisión efectiva.

Entre las personas que serán llamadas a declarar hay docentes, estudiantes y legisladores del FIT explicaron desde la Justicia.

"Quieren convertir un reclamo educativo en un problema penal"

El senador provincial por el FIT, Lautaro Jiménez estuvo como veedor durante la noche del viernes en el Normal Tomás Godoy Cruz. En diálogo con Diario UNO consideró "muy grave la situación porque no hubo delito de ningún tipo y quieren llevar un problema educativo a la justicia penal".

El senador explicó que no sólo él estuvo en el Normal la noche del viernes, sino también otros 11 legisladores, entre ellos Guillemo Amstutz, Fernanda Lacoste, Carlos Sosa, Macarena Escudero, todos opositores. Ninguno oficialista.

Jiménez detalló que hablaron con el fiscal Blanco, quien "ingresó sin problemas al instituto, constató las asambleas y que no hubo ningún tipo de delito. Primero pidió que se quedara en el Normal una delegación, finalmente la asamblea decidió que se quedaran todos. Entonces el fiscal pidió garantes para resguardar los bienes del colegio, por lo que los 12 legisladores y el rector nos hicimos responsables".

El representante del FIT aseguró que Blanco les garantizó que no habría imputaciones. "Incluso nos informó de la presencia de un móvil policial a una cuadra al que podríamos acudir ante cualquier inconveniente", indicó.

"Si ahora acusan un delito y quieren hacer imputaciones, fueron ellos mismos quienes instigaron al delito. Esto es un salto terrible, es delirante, están insultado a los docentes porque los quieren tratar de delincuentes por un reclamo educativo. Quieren convertir un debate pedagógico en un caso penal. Están locos. En lugar de mandar a los docentes a hablar con Gustavo Capone, Emma Cunietti o Jaime Correas, los quieren mandar a hablar con la justicia penal", se quejó Jiménez.

Finalmente el senador del FIT resaltó: "Yo estuve allí, presenté mi credencial de senador firmada por la vicegobarnadora de la provincia Laura Montero y no temo. Pero me preocupan los docentes y alumnos que, de buena fe, dieron sus datos como garantes y ahora los quieren encasillar como líderes".