Mendoza Lunes, 27 de agosto de 2018

Legisladores frenan cinco meses el aborto no punible

El protocolo ya tiene dictamen de la Comisión de Género desde principios de año. Ingresó a la de Salud en marzo.

El Código Penal Argentino, en su artículo 86, que data de 1921, prevé la interrupción legal del embarazo para casos en los que la mujer sea discapacitada mental o corra peligro su salud. El fallo FAL, que data de 2012, realizó una interpretación amplia de ese artículo y extendió esa posibilidad a casos de violación. En el Ministerio de Salud de la Nación está publicado el procedimiento para dar cumplimiento a esta ley desde el 2015. Pero las provincias tienen la posibilidad de adherir a esta guía o no y de hacerlo a través de una norma. Sin embargo, Mendoza y otras provincias -como San Luis, Santiago del Estero y Tucumán, entre otras- nunca lo hicieron.

Hoy está trabada una iniciativa de legislar el aborto no punible en la Comisión de Salud del Senado provincial. Quien la impulsa es Lautaro Jiménez, legislador del FIT. Pero, según asegura, la ley está "pisada" y no hay intenciones de que llegue al recinto, a pesar de que tiene dictamen de la Comisión de Género y de que la ministra de Salud Elizabeth Crescitelli y la vicegobernadora Laura Montero han expresado que sería conveniente contar con un manual de procedimiento.

Incluso Montero aseguró: "Creo que hay que sacarlo con una norma legal urgente, si no sale por ley hay que sacarlo por decreto". Y añadió que "si bien hay un protocolo de atención médica en la provincia, no alcanza como norma legal de cumplimiento obligatorio que ordene al sistema provincial de salud el acceso a la práctica sin dilaciones".

Qué dicen los involucrados Jiménez, que está detrás de la iniciativa -en realidad pertenece a la ex legisladora de la izquierda Noelia Barbeito- dijo que "el protocolo tiene dictamen favorable desde principios del 2018. Fue trabajado en esa comisión, y luego pasó a la de salud. Allí se encuentra desde marzo y no hay ningún avance".

En opinión del senador justicialista Adolfo Bermejo, integrante de la Comisión de Salud, no hay intenciones de discutir al respecto. "Está ahí, no lo hemos tratado, no se ha avanzado. Yo al menos no tengo intenciones de avanzar. Todo el mundo sabe que mi postura es en contra del aborto, así es que a mi no me interesa tratarlo, no voy a hacer nada para que avance". Además, agregó: "La verdad es que se ha hecho mención porque la ministra y la vicegobernadora han sugerido tratarlo, pero nadie lo ha impulsado dentro de la comisión. Está frenado desde hace mucho tiempo".

Bermejo dijo que "pienso que no es necesario tratarlo. Y no he visto voluntad por parte de ningún senador de la comisión de debatirlo. He hablado con el presidente de la comisión -el radical Lucas Quesada- para consultarle si había una voluntad oficial de ponerlo en agenda, y me dijo que no".

Cuando el proyecto ingresó en salud, el argumento de los senadores para no sacar un dictamen fue que querían esperar lo que sucediera a nivel nacional con la legalización del aborto. Sin embargo, ahora ese motivo ya no es válido. A pesar de esto, no hay respuestas oficiales, ya que el senador que preside la comisión no quiso opinar.

El protocolo de aborto no punible es un tema de larguísima data en la provincia. Se ha querido realizar por resolución del Ministerio de Salud desde fines del gobierno de Julio Cobos, 11 años atrás, cuando Armando Caletti era el ministro de esa cartera.

Se ha intentado convertir en ley en la Legislatura desde el 2010 , con proyectos de los ex diputados Ricardo Puga, Liliana Vietti y Noelia Barbeito. Sólo una vez en el 2012, y por iniciativa de Vietti, se logró media sanción en Diputados y luego el Senado, después de debatirlo 2 meses en la Comisión de Salud y de llevarlo al recinto, rechazó el proyecto.

11 años de idas y vueltas. El protocolo de aborto no punible ha pasado por cuatro gobiernos -dos radicales y dos peronistas- y ninguna gestión lo ha aprobado.

Más noticias