Mendoza Domingo, 1 de julio de 2018

La llegada de Uber puso la lupa sobre la ilegalidad en el transporte privado

Bajas tarifas hacen que el pasajero elija lo ilegal. Taxistas dicen que la falta de controles fomenta las remiserías truchas. El Gobierno refuta: en 2017 pagaron $2.846.200 en multas

"En momentos de crisis económica la gente piensa con el bolsillo y desde ahí va a optar o por un remís trucho o por Uber, porque los precios son mucho más bajos que los de los taxis", aseguró Juan, un chofer de una de las tantas remiserías truchas que existen en Mendoza. El inminente desembarco de Uber abrió la discusión sobre las distintas ofertas de transporte privado que coexisten y los controles que ejerce el Estado sobre ellos.

Pese a que los taxistas insisten en que las exigencias tributarias sólo recaen sobre ellos y aseguran que los controles estatales son nulos, desde el Gobierno salieron a refutarlos con números: en el 2017 se retuvieron 192 autos ilegales y las multas treparon a $2.846.400.

Para graficar las diferencias de tarifas que inciden en los pasajeros, Juan apeló a números reales: "En un remís trucho el cliente paga entre $12 y $15 el kilómetro, con Uber en otras ciudades se paga entre $7 y $10 y el taxi te cobra sólo la bajada de bandera a $20. Las cuentas son claras, tanto que yo he llevado desde inspectores hasta policías".

Lo cierto es que en medio de la revuelta por la cercanía de Uber, cuyo CEO en Argentina, Mariano Otero, participó en un evento el jueves en Godoy Cruz, los taxistas hablan de competencia desleal y remarcan el crecimiento de las remiserías truchas, "que son verdaderas empresas de transporte a las que nadie ni la Justicia ni el Gobierno controlan", apuntó Fernando Sáez, titular de la Asociación de Propietarios de Taxis de Mendoza (Aprotam).

El Gobierno se defiende diciendo que con la ley de movilidad urbana no sólo busca que haya más taxis y flexibiliza por ejemplo la antigüedad de los vehículos que tengan GNC, sino que también regula el servicio de "transporte privado a través de plataformas electrónicas" y establece que quienes funcionen de esta manera deberán tributar en la provincia, tener seguro contra terceros, hacer la revisión técnica, portar carnet profesional y exige que los autos tengan una antigüedad de hasta 5 años. "Así buscamos que no haya competencia desleal", aseguraron.

"Se han multiplicado los controles y duplicado la cantidad de inspectores porque nos preocupa el servicio de los taxis. Eso se ve en los números de vehículos retenidos y multados, que pasaron de ser 9 (en la gestión de Paco Pérez) en el 2015 a 192 el año pasado", resaltó Natalio Mema, titular de la Secretaría de Servicios Públicos.

Por los 9 autos que se retuvieron en el 2015 el Estado mendocino sólo percibió multas por $54.900.En cambio, en el 2016 la cifra de vehículos retenidos creció a 101 y las multas que debieron pagar sumaron $1.178.400, mientras que el año pasado los secuestros casi se duplicaron llegando a 192 y elevando el monto de multas a $2.846.200. Una empresa trucha que crece"Mendoza está plagada de estas remiserías. Es más, este Gobierno es el que le ha dado legalidad a un servicio de transporte que era ilegal. Que es la figura de comitente determinado. Esos autos son todos ex truchos que andan por la calle cumpliendo el trabajo de remís. Un ejemplo es lo que sucedió con el conflicto del aeropuerto, en ese momento dieron 100 permisos de comitentes determinados, eso autos salen del aeropuerto y siguen trabajando como remises", resaltó Sáez, notoriamente molesto con estos permisos.

Su afirmación toma cuerpo cuando Juan confirma que trabaja en una remisería que tiene una cantidad de vehículos tal que posee hasta una base de radio que al igual que en un radiotaxi controla y destina los coches a pedido. "La remisería es un negocio viable. Para montarla tenés que tener 3 líneas de teléfono y conseguir choferes que acepten pagar un canon semanal de $800. Suponé que sean 40 autos y sacá cuentas", propuso, y con esos números, quien sea que tenga una de estas remiserías estaría cobrando la suma de $128.000 al mes.