Mendoza Viernes, 24 de agosto de 2018

La DGE priorizará subsidios a carreras con salida laboral

Es uno de los criterios que se utilizarán para definir qué terciarios seguirán recibiendo apoyo económico.

La DGE dejará de sostener económicamente a institutos terciarios privados de Mendoza que ofrezcan carreras que no se consideren prioritarias, ya sea porque no haya suficiente demanda como para que se justifique el subsidio -un criterio general, basado en un decreto del año 2007, es el de 25 alumnos por curso, para abrir una cohorte- o porque la oferta de trabajo no sea la adecuada.

También que cumplan con requisitos provenientes del entorno formativo: es decir, que cerca de la institución privada no exista la carrera en un establecimiento público.

Por esto se dará preferencia a subsidiar algunas tecnicaturas más requeridas para el trabajo, como son las de enfermería, redes y programación (entre otras).

Se hará lo propio con las carreras de formación docente, cuyas áreas prioritarias son la Educación General Básica, y los profesorados de Inglés, Física, Química y Matemática.

Emma Cunietti. Foto: Prensa Gobierno de Mendoza
Emma Cunietti. Foto: Prensa Gobierno de Mendoza

Para Emma Cunietti, coordinadora general de Educación Superior, esto no significa que se cierren carreras, ni que profesores se queden sin trabajo, sino que se va a reorientar el dinero que se invierte en este nivel educativo, lo que el SUTE puso en duda.

Qué dice el decreto

La Coordinación General de la Educación Superior (CGES) será la encargada de realizar la reestructuración del financiamiento a la formación terciaria.

Sus funciones serán las de elaborar criterios para el planeamiento de la oferta de carreras terciarias, atendiendo a las vacantes y requerimientos del mercado laboral y teniendo en cuenta el desarrollo de las economías regionales. Otra de sus incumbencias principales será la de determinar anualmente qué carreras son prioritarias para cada jurisdicción. Además, tendrá que elaborar criterios para determinar la priorización de ciertas áreas de formación. Lo que Cunietti explicó es que estos criterios no serán determinados al azar, sino que se pedirá a los institutos públicos de Nivel Superior que realicen un estudio interno comparando la oferta y la demanda de sus carreras. Mientras, las privadas deberán justificar por qué razones deberían seguir abiertas algunas de sus propuestas de formación terciaria.

Las que no puedan justificarlo dejarán de recibir el subsidio.

En cuanto a qué se hará con el dinero de las carreras que el Estado ya no sostendrá (actualmente son 100 millones de pesos) la funcionaria manifestó que se reorientará a otras carreras que pueden sumarse a la oferta. O bien se destinarán a la educación obligatoria.

Qué sucederá con los docentes

Según la versión oficial, los docentes de las carreras que no se consideren prioritarias serán reubicados en otra institución -una carrera que se dictaba en un departamento y que se comience a dictar en otro, por ejemplo- o también se los puede reasignar a la formación continua, la investigación o el apoyo de escuelas.

La versión del SUTE

Para el titular del gremio estatal docente, Sebastián Henríquez, estos cambios darán lugar a que la educación ya no sea considerada un derecho sino un servicio que se medirá en parámetros de oferta y demanda, como en el mercado. "Ellos -por el Gobierno- venden un producto, la fuerza de trabajo, al mercado laboral".

En cuanto a la posibilidad de que los docentes se queden sin trabajo o sean reasignados, Henríquez subrayó que esta opción es engañosa, porque quien trabajaba en un departamento quizás no tenga posibilidades de trasladarse a otro.

Reacción del SUTE

El gremio de los docentes mendocinos comenzará un plan de lucha la próxima semana. Habrá caravanazos, abrazos a instituciones y asambleas.

Más noticias