Mendoza Martes, 26 de junio de 2018

El recuerdo de un padre a su hija, a un año de la tragedia de San Rafael

Se cumplió el primer aniversario del accidente en la Cuesta de los Terneros, donde murieron 15 personas.

"Es un dolor inexplicable la pérdida de una hija, lo que se siente y cómo se extraña. Pero más allá de todo este dolor siento paz y tranquilidad de haber hecho las cosas bien con mi hija, el que me conoce sabe el amor que le brindamos".

Así recordó Roque Arias a su hija Valentina, al cumplirse el lunes un año del vuelco del colectivo que les quitó la vida a esa chica de entonces 13 años y a otras 14 personas, la mayoría jóvenes bailarines de la academia Soul Dance de la localidad bonaerense de Grand Bourg.

Este joven papá lleva su duelo de otra forma y prefiere recordar con alegría a su hija mayor (tiene una niña de dos años).

"Valentina era una persona de luz, era felicidad y alegría, solidaria, una chica con una chispa especial, tenía muchas virtudes y la acompañamos en esto que es el baile, que le encantaba", agregó Roque.

Y aunque esta "es una fecha difícil para toda la familia, yo quiere recordar a mi hija como a ella le hubiera encantado que la homenajeen", dijo a Diario UNO.

El 28 de mayo Valentina hubiera cumplido 14 años y ese día sus compañeros de escuela la homenajearon con una suelta de globos y sus compañeros de Soul Dance con un baile.

Esto motivó a Roque a organizar un homenaje para su hija, otros sobrevivientes y fallecidos en la tragedia de la Cuesta de los Terneros, en San Rafael.

Pide justicia

De la parte legal del caso, Roque prefiere no hablar y ha delegado el tema en su abogado porque quiere abocarse a homenajear a su hija.

De todos modos manifestó que en su momento "nos juntamos con los otros papás para pedir que al chofer (Jorge Pinelli padre, que sobrevivió al vuelco) lo imputen y no vuelva a manejar, pero cuatro meses después ves que sigue conduciendo un colectivo con chicos y sin registro, y quiso coimear a la Gendarmería. No escarmienta a pesar de que perdió a su hijo".

Añadió que "esa bronca hizo que nosotros vayamos a pedir justicia para que lo imputen y no maneje más, ahora todo está en manos de la Justicia, sé que va a tomar un veredicto y va a determinar cómo sigue todo esto".

Roque, que impulsó la construcción de una especie de santuario en el lugar del vuelco, evalúa volver a San Rafael. "Quiero ir a la capilla que hicimos con tanto amor, la verdad es que encuentro algo, siento algo, quiero ir a prender unas velitas a Vale. Quiero hacer algo para que ese lugar esté más lindo y a la gente que vaya no le cause tanto dolor, y pueda prender una vela y rezar".

Más noticias