Mendoza Domingo, 24 de junio de 2018

El asado, la harina y el micro, lo que más subió de un Mundial al otro

Esos tres productos superaron ampliamente el alza que hubo en los salarios, que crecieron al ritmo del dólar. En esta nota, cómo cambiaron los precios en cuatro años

En los cuatro años que pasaron del Mundial de Brasil 2014 al de Rusia 2018, en Argentina cambiaron el Gobierno y las medidas macroeconómicas; el dólar se liberó, subió; a las paritarias se les puso un techo y, aunque el salario siguió la línea de crecimiento de la moneda estadounidense, el aumento de los productos de consumo superó ampliamente a las subas salariales.

El efecto de la inflación y de cómo el dólar afecta a la economía es, a veces, difícil de graficar, pero en simples comparaciones de un Mundial al otro, en esta nota Diario UNO muestra el efecto de esos factores en los bolsillos de los mendocinos.

En 2014, el acta paritaria que cerró el SUTE con la gestión del entonces gobernador Francisco Pérez, el salario inicial de un docente con jornada simple, sin antigüedad, con 10% de zona, incluido el Fondo Nacional de Incentivo Docente, quedó en $4.700 lo que significaba 25% de aumento. Este año, los maestros cobraron su sueldo con un alza total de 15,7% en tres cuotas y en promedio el salario de un docente que se inicia es de $11.000. En cuatro años, el salario docente subió 134%.

Mientras, el dólar que podía conseguirse a $12 en 2014 cerró esta semana a casi $29, lo que implicó un aumento y por consiguiente una devaluación de la moneda del 141% en tres años.

Entre el alza del dólar y de los salarios mínimos docentes los porcentajes son similares. Pero lo que no fue similar en estos años fue la suba de productos e insumos necesarios para la vida diaria. Así, por ejemplo, el pasaje de colectivo que en 2014 costaba $3,50, este año tiene un valor de $11, lo que implicó una suba del 214% en cuatro años.

Un maestro que gastaba -sin descuentos- $140 mensuales en ir a trabajar en micro todos los días, gasta hoy $440, lo que representa cerca del 5% de su salario.

Otro ítem en el que la suba superó a la de los salarios es, por ejemplo, en los cortes de asado. Mientras que hace cuatro años el kilo de esta típica comida argentina se conseguía en Mendoza a $64 en el mes del Mundial 2014, este año ronda los $200, lo que implica una diferencia del 213% entre una competencia y otra. Un detalle para los que al asadito lo acompañan de un fernet es que esta bebida aumentó 233% entre mundiales, por lo cual el ritual del asadito y previa con el fernecito este año resultó mucho más caro.

Pero sin dudas, el insumo que tuvo el mayor aumento en cuatro años y que superó ampliamente al dólar, fue la harina. Un paquete de un kilo pasó de costar cerca de $7 en 2014 a $32 en 2017, lo que representa casi el 380% de aumento. Sin embargo, el pan no subió en igual medida y esto quizás se deba que los panaderos absorbieron en parte los costos. Este producto básico de la mesa diaria, tuvo un alza del 206% entre un mundial y el otro.

Los que no sufrieron los impactos de la economía fueron productos que no son de primera necesidad como los televisores LED, estrellas de las ventas mundialistas. En 2014 un TV de 32" podía conseguirse por $5.200, el mismo modelo hoy se puede comprar por $7.000, lo que sólo implica un alza del 35%.Sin embargo, otros electrodomésticos de línea blanca, como los lavarropas sí acusaron recibo de los cambios en la economía. El mismo modelo de lavarropas de un Mundial al otro pasó de costar $5.000 a $15.000, lo que significó una suba del 200%.

Más noticias