Mendoza Jueves, 19 de abril de 2018

Cayó la venta de verduras y frutas 40% en un año

Los costos de la elaboración y la importación de productos de otros países son las causas principales.

El sector frutihortícola de Mendoza está en crisis. Hay mucha mercadería pero pocos clientes. Desde una simple verdulería de barrio hasta los mercados cooperativos se quejan por la escasa venta de productos que se registra en los últimos meses.

Los referentes del sector hablan de una merma en las ventas del 40% si se compara el mismo periodo del año pasado y ya planean reunirse con el Gobierno para plantear el tema.

Entre las causas figuran el alto costo de la producción y la importación de algunos productos.

Omar Carrasco, presidente de la Unión Frutihortícola Argentina (UFHA) explicó, con un ejemplo, parte de la situación actual: "Plantar una hectárea de papa cuesta unos $120 mil y si anda todo bien puede dar unas 1.800 bolsas. En la chacra se paga $650 la bolsa, y con eso no se cubre ni el costo de la producción".

El dirigente vaticinó que en el Valle de Uco muchos kilos de tomate se van a perder porque no hay precio y no hay venta en los mercados. "Hoy el productor está afectado como también toda la cadena de comercialización. Esto va a traer consecuencias para el consumidor".

Carrasco cuestionó las medidas de importación para el sector. "No sé porqué lo permite el Gobierno nacional sabiendo que hay producción local. Es el caso del tomate, la papa, el durazno, la pera e la manzana e incluso se importa aceituna .Es paradójico que estemos pasando por esto", dijo.

El tema de la merma en el consumo de frutas y verduras, tiene varias patas que se relacionan. Además de las mencionadas, también se suman otras relacionadas directamente con la falta de dinero.

"Otra de las causas que influyen en la crisis del sector es que hay poco circulante. La gente tiene poca plata. Antes le compraba al verdulero un kilo de papa y hoy compra un cuarto. El cliente utiliza la tarjeta porque se queda sin efectivo y entonces va a un híper aunque los precios sean más altos que los que exhibe el verdulero del barrio", analizó el dirigente.

En cifras

Con relación a los precios de frutas y verduras, el directivo del sector indicó que no es real que los productos estén caros. "Hoy el consumidor puede elegir buenos precios. Por ejemplo un cajón de tomate perita de 22 kilos se consigue entre $80 y $120. Además si se compara con dos o tres años atrás, algunos productos son más baratos, incluso teniendo en cuenta ala inflación. Lo que pasa es que no alcanza la plata y por eso se ve caro", dijo.

Una de las estrategias que apunta a mejorar las cosas, es la implementación del Registro de la Matriz Productiva, un plan de trabajo que se inició el año pasado.

La idea es que el Gobierno tome decisiones a partir de los datos reales que arroje este registro.

"Esto encierra varios beneficios para el sector, porque mostrará consumo interno y lo que se exporta y así lograremos decirle al productor cuál es el cupo que debería plantar para que no exista la súper plantación que hace se caigan los precios a nivel de mercado", señaló.

También se estima que ayudará a que funcione mejor la cadena comercializadora, que ayudaría a que el consumidor no pague precios muy distantes, por ejemplo un kilo de tomate a $80 en la verdulería y a $4 en la feria.

A lo que se apunta también es a lograr un equilibrio en la oferta y la demanda, pero "dependerá de la voluntad política para lograrlo. De lo contrario se seguirá metiendo mercadería de otros países y eso no es beneficioso para el sector", dijo el presidente de la UFHA.

Carrasco consideró que para poder exportar se debería contar con un dólar diferenciado, ya que los costos internos son "altísimos y cuando salimos a vender no podemos competir ni con Chile, ni Bolivia, por ejemplo, porque ellos tienen de costos la mitad de lo que tenemos nosotros", dijo.