Aborto: referentes de ambos bandos piden parar las agresiones

En combustión están los ánimos sociales conforme se acerca la fecha de la votación. Referentes públicos, a favor y en contra del proyecto, piden que se opine con respeto y sin violencia

Por Paola Alé y Alejandra Adi

Faltan poco más de 20 días para que el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) llegue a las tablas del Senado de la Nación, donde será debatido.

Conforme se acerca el 8 de agosto, los ánimos sociales se dilatan más y más, y la combustión de las ideas a favor y en contra del proyecto parece incrementarse.

La prueba está en las agresiones denunciadas por un grupo de mujeres a favor de la IVE que residen en el barrio Cano, de Ciudad; en los golpes y amenazas padecidas por chicas universitarias que llevaban el pañuelo verde y, además y por sobre todo, en los insultos y descalificaciones que la gente provida, a veces impulsada por sectores de la iglesia Católica y los que acuerdan con la legalización, se propinan en las redes.

Esta situación ha preocupado tanto a los políticos como a referentes sociales que se muestran a favor y en contra del proyecto, pero que sostienen que no es necesario agredirse para manifestarse.

La vicegobernadora de Mendoza, Laura Montero, se hizo cargo de salir a pedir calma, lo publicó en sus redes sociales, y aunque ella adhiere a legalizar la práctica, porque el aborto es un tema de salud pública, por el que cada año mueren cientos de mujeres pobres, cree que hay lugar para que en democracia se expresen todas las personas.

Así también opinó Patricia Fadel, presidenta del bloque peronista en el Senado de la Provincia.

Si bien tienen posturas enfrentadas, Fadel y Montero se han expresado con respeto y sin ofenderse en este -como también en otros- debate histórico.

Diario UNO consultó con políticos, artistas y profesionales de diversas áreas. Ellos quisieron transmitir un mensaje alentador para la democracia: poder disentir en un contexto de respeto y libertad. Es que, sostienen, es posible mantenerse firme en las convicciones personales, pero que esa firmeza no se transforme en agresión.

Si bien se posicionan en veredas ideológicas opuestas, su condición de referentes sociales los impulsa a buscar la expresión sin censura de sus ideas, pero basados en la empatía.

"Esta división le hace mal a la Argentina" (Senadora provincial Patricia Fadel)

La senadora justicialista Patricia Fadel es una mujer que profesa la fe católica y siempre ha mantenido una postura contraria a la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo. Sin embargo, y quizás por su trabajo político, que la lleva a tener que dialogar y buscar consensos, está acostumbrada a escuchar.

Actualmente su tarea es presidir el bloque del PJ tradicional en el Senado Provincial, tarea que, con las divisiones que han sucedido en el interior de su partido, no es una labor sencilla.

Sin embargo, legisladoras y legisladores de su propia fuerza política y de otras la respetan en su rol de mediadora.

Desde ese lugar, Fadel opinó al respecto de las agresiones, dichos descalificadores, e incluso ataques personales que han sucedido en las últimas semanas. Algunos no han llegado a trascender, aunque se nota que los ánimos se vuelven más susceptibles conforme se acerca la fecha del debate.

"Esta división no es buena para el país. La Argentina tiene que buscar más puntos que unan y no tantos que separen a los integrantes de la sociedad", dijo la senadora.

Si bien cree que hay que poder llegar a un entendimiento y a un respeto entre las personas que se expresan a favor y en contra del proyecto, sostuvo que es un tema muy complejo y que por esto mismo, el debate tiende a polarizarse.

"No sé si la Argentina está preparada para esta discusión, no sé si como ciudadanos somos lo suficientemente maduros para enfrentar una situación como esta. Creo que el presidente Mauricio Macri se equivocó en habilitar este debate, porque aporta a que las divisiones sean cada vez más amplias", opinó.

También mencionó que tampoco el sistema de salud tiene las condiciones suficientes para hacerse cargo de esta situación.

En cuanto al respeto con el que se ha expresado durante todo el tiempo en el que se ha extendido en debate, Fadel mencionó una situación familiar. "Mi nieta mayor está a favor del proyecto. Ambas nos respetamos. Yo la felicité porque ella se ha mantenido firme en sus convicciones, y las ha militado, tanto como yo en las mías, pero esto nunca ha sido motivo de discusión ni de desunión familiar", expresó.

Para concluir, Fadel manifestó: "Somos los dirigentes los que tenemos que llamar a la calma, y no impulsar más divisiones en el país, hay que buscar más puntos de encuentro".

"Hay focos radicalizados y violencia en las redes" (Vicegobernadora Laura Montero)

Así como venía haciéndolo de forma pública en varias oportunidades, fijando su postura a favor, la vicegobernadora Laura Montero fue una de las funcionarias que se hicieron eco de las agresiones en torno al debate y opinó. Twitter fue uno de los canales que utilizó para llamar a un intercambio de ideas y pensamientos en paz, sin posiciones extremistas. Lo reafirmó al ser consultada por Diario UNO.

"Celebro estos debates, siempre y cuando se den en el ámbito de la pluralidad, el respeto y la no personalización. Se tiene que dar en el ámbito de las ideas, donde podemos estar en contra, pero ser buenos amigos. Que primen la tolerancia, el respeto, los principios de una buena convivencia", aseguró, dando como premisa que los debates pasan, no los vínculos personales.

La funcionaria que contó estar leyendo el libro El aborto: guerra de los absolutos, priorizó la importancia del debate y puso de ejemplo al del divorcio, el de matrimonio igualitario, como al de la educación sexual y reproductiva, por el que confesó haber en su momento sido detenida en las calles del Sur mendocino para discutírselo. "Y ahora se ve como algo natural y preventivo. Siempre, por más que alguna de las partes no obtenga lo que quiere, hay un avance positivo en conquista de derechos".

Montero dijo no estar sorprendida del tenor que adoptó el debate estos días, trayendo a colación su mala experiencia en una marcha del #niunamenos.

"Son temas sensibles porque a veces se llega a posturas muy absolutas. Sin embargo, hay que enfrentarlos porque la sociedad cambia y las leyes tienen que ser acordes, que la regla de discusión sea la democracia", expresó.

Con respecto a lo sucedido en el barrio Cano, en donde hubo agresiones físicas hacia una joven, se lo adjudicó a una personalización del debate innecesaria y a una incapacidad de escucha activa y de entender al otro.

Por último mencionó como llamativo que en Buenos Aires la gente está más acostumbrada a las manifestaciones sin expresiones violentas. "Acá hay algunos focos más radicalizados, y sí veo mucha violencia en las redes sociales", dijo, y aseguró que ella trata de poner calma allí, pero que sí busca fijar su postura "porque corresponde".

"Lo hago siempre después de acudir a datos científicos, comparativos, de otros países. De una manera racional. Quiero menos abortos, quiero menos personas muertas, entonces me pregunto ¿qué hace el Estado?", cerró.

En esta nota: