Diario Uno > Martín Zapata

Los alumnos del Martín Zapata también organizaron su propia colación

Así como ocurrió con el Colegio Universitario Central, los padres de los alumnos del Martín Zapata quisieron que sus hijos recibieran el diploma. Lo hicieron sin la ayuda de la escuela

Érica Coronel, mamá de una alumna de la escuela, dialogó con Diario UNO y contó como se organizaron y donde llevaron adelante el acto.

Un acto a pulmón

colación m zapata 2.jpg

Los padres de los 240 alumnos que realizarían su colación este año del Martín Zapata agotaron todas las instancias de diálogo, no solo con la escuela, sino con las autoridades de la UNCuyo. En todas las reuniones, y a pesar de que los actos de colación están permitidos por decreto del gobernador Rodolfo Suarez, siempre hubo una respuesta negativa.

Decidimos no darnos por vencidos, y entonces un grupo de padres armamos una comisión y organizamos la colación a pesar de las negativas. lo hicimos por curso, empezamos a buscar lugares, y finalmente lo conseguimos, con mucha voluntad y muchísimo amor Decidimos no darnos por vencidos, y entonces un grupo de padres armamos una comisión y organizamos la colación a pesar de las negativas. lo hicimos por curso, empezamos a buscar lugares, y finalmente lo conseguimos, con mucha voluntad y muchísimo amor

Ese lugar fue el auditorio Alameda, situado en calle San Martín al 2300, de la Ciudad. La madre relató que la organización de la colación fue en tiempo récord: apenas diez días tuvieron para dejar todo listo.

La gente del auditorio fue muy amable con nosotros, permitieron que cada alumno fuera con dos acompañantes, y pudimos respetar todos los protocolos La gente del auditorio fue muy amable con nosotros, permitieron que cada alumno fuera con dos acompañantes, y pudimos respetar todos los protocolos

Otra de las grandes dificultades para organizar la colación de los chicos del Martín Zapata fue que, cuando pidieron que la escuela les entregara los diplomas para dárselos a los chicos, en la Institución les dijeron que no llegarían en los próximos meses, que había que esperar.

Entonces los padres decidieron hacerles a los alumnos sus propios diplomas, que les entregaron el día de la colación.

El acto de colación se realizó el 30 de diciembre, a las 8.30 de la mañana y participaron 125 de 6 de los 8 cursos que egresaban.

El auditorio era para 600 personas y éramos aproximadamente 300, porque también hubo 12 profesores que quisieron acompañarnos El auditorio era para 600 personas y éramos aproximadamente 300, porque también hubo 12 profesores que quisieron acompañarnos

Estos profesores fueron elegidos por los propios alumnos del Martín Zapata. Los chicos eligieron a los profesores que siempre los habían acompañado.

En cuanto al protocolo sanitario, según manifestó Érica, se cumplió y además, se tuvo la precaución de hacer firmar a cada participante una declaración jurada, en donde constaban sus datos por cualquier inconveniente que pudiese ocurrir.

Un sentimiento de angustia

colación m zapata 3.jpg

Érica habló en representación de los padres que armaron la movida para que los chicos no se quedaran sin su acto de colación.

Sentimos que fue una decisión totalmente arbitraria de las autoridades que manejan los colegios de la universidad. Nos desilusionamos mucho de la actitud que tomaron en este aspecto. Los docentes y autoridades que forman la comunidad del Martín Zapata, durante cuatro años nos enseñaron a querer a la escuela y a los chicos a ser parte de ella Sentimos que fue una decisión totalmente arbitraria de las autoridades que manejan los colegios de la universidad. Nos desilusionamos mucho de la actitud que tomaron en este aspecto. Los docentes y autoridades que forman la comunidad del Martín Zapata, durante cuatro años nos enseñaron a querer a la escuela y a los chicos a ser parte de ella

la madre agregó también que creen que la colación de los alumnos podría haber hecho perfectamente en el patio de la escuela, respetando el distanciamiento social correspondiente. Pero, como dijo antes, no hubo lugar para un acuerdo.

Una cena de egresados particular

Los padres no quisieron que los chicos se perdieran ninguno de los tradicionales rituales de la finalización de clases.

Desde el año pasado habíamos pagado la tarjeta para la fiesta, y este dinero había quedado en un fondo del salón Desde el año pasado habíamos pagado la tarjeta para la fiesta, y este dinero había quedado en un fondo del salón

Desde La Casa del Fundador -lugar donde se realizaría el evento- les ofrecieron devolver el dinero o realizar la fiesta el año que viene. Sin embargo, los alumnos no aceptaron porque ya comienzan su actividad universitaria y no estaban seguros de poder concretarla.

Pero cuando se autorizaron los eventos de hasta 250 personas, los administradores del salón les ofrecieron realizar la fiesta en una finca, al aire libre y solo para ellos. Así se concretó la cena, el 23 de diciembre y en un horario algo particular: de 18 a 0.30, pero los jóvenes estuvieron felices de poder realizarla.