Terminó en la Justicia laboral uno de los juicios más largos de la historia tribunalicia de Mendoza y no fue con una sentencia precisamente sino con un acuerdo entre las partes en conflicto, que fue sellado y aprobado por la Cuarta Cámara del Trabajo. Estela Garritano de Cejas, ex jueza que se jubiló por incapacidad en 2001, renunció a la demanda contra el Estado por enfermedad incapacitante que inició hace casi 20 años y que se perfilaba como millonaria a su favor, y terminó aceptando cobrar $560.000 que ofreció abonarle el Gobierno de Mendoza.

Es porque los peritajes médicos practicados determinaron que el trastorno depresivo y las patologías del colon que la obligaron a renunciar al cargo son inculpables, es decir no pueden atribuirse al ejercicio de la profesión -como pretendió Garritano de Cejas- sino más bien que son de tipo congénita.

Seguir leyendo

Garritano tiene 70 años, ejerció durante 11 años el frente del Primer Juzgado de Instrucción y tuvo a cargo la investigación de la desaparición de Cristian Guardati, caso aun impune.

El acuerdo fue legitimado en la Cuarta Cámara Laboral y lleva las firmas de los jueces Marinés Babuggia, Fernando Nicolau y Leandro Fretes Vindel.

En su despacho. Babugia sonríe a poco de conocer la noticia de su nombramiento como magistrada.
Marinés Babuggia, jueza y reina de la Vendimia en los ´90.

Marinés Babuggia, jueza y reina de la Vendimia en los ´90.

La demanda fue iniciada contra el Gobierno de Mendoza porque para entonces las ART no se hacían cargo de la salud de los empleados públicos sino que corría por cuenta del propio Estado por su condición de empleador.

Pasaron los los años, el caso Garritano de Cejas por enfermedad incapacitante siguió tramitándose en la Justicia Laboral y las ART comenzaron a incursionar en el mundo laboral. Por ello, la ART Provincia terminó siendo parte del proceso.

Y en esta etapa definitoria, la ART Provincia asumió hacerse cargo de los honorarios de los peritos y de los abogados intervientes en el pleito. Por ello, se comprometió a pagar la suma de $108.000.

El demandado (el Estado provincial) ofrece abonar a la demandante la suma única, total y cancelatoria de $560.000 El demandado (el Estado provincial) ofrece abonar a la demandante la suma única, total y cancelatoria de $560.000

"Se trató de una enfermedad inculpable", acordaron las partes con aval del tribunal integrado por Babuggia, Fretes Vindel y Nicolau.

La ex jueza Garritano de Cejas padece del 70% de incapacidad y tiene severos problemas para desplazarse, y más aun para presentarse en los tribunales laborales de San Martín 322 de Ciudad. Debido a esto, la jueza Babuggia se acercó a la playa de estacionamiento y le hizo firmar el acuerdo escrito.