El lunes continuará en los tribunales de la Justicia federal el juicio oral y público contra 18 personas acusadas de narcotráfico al cierre de una de las acciones investigativas más impactantes de los últimos tiempos en Mendoza: la Operación Camaleón.

El juez de cámara Pablo Salinas, del Tribunal Oral Federal 2, conduce el debate que comenzó el lunes 5 de abril en el edificio situado en España y Pedro Molina de Ciudad. Los jueces Héctor Cortés y Roberto Nacif lo acompañan y María Gloria André es la fiscal del caso.

TOF 2.jpeg
Un momento del debate que se desarrolla en el Tribunal Oral Federal 2 de Mendoza.

Un momento del debate que se desarrolla en el Tribunal Oral Federal 2 de Mendoza.

Este proceso judicial puede ser visto en vivo y en directo a través del sitio en internet del Centro de Información Judicial creado por la Corte nacional para difundir las actividades del fuero federal de todo el país.

A esto se suman las disposiciones del Código Procesal Penal Federal que desde 2019 establece explícitamente, a través de los artículos 285, 286 y 287, la publicidad de los debates bajo pena de nulidad así como también el acceso del público y de los medios de comunicación.

El caso

La Operación Camaleón culminó exitosamente a fines de 2018 tras cinco meses de investigaciones cruzadas con epicentro en Mendoza y otras provincias.

Entre los detenidos hay mendocinos y sanjuaninos; todos cumplían distintos roles dentro de la narcobanda, de acuerdo al expediente judicial.

La ruta de la droga comenzaba en Bolivia y llegaba a Cuyo. Hombres, mujeres y varios vehículos camuflados estaban afectados a la mecánica de compra, fraccionamiento y distribución del estupefaciente.

Los pesquisas calcularon que los imputados movían una cantidad de dinero extraordinaria hacia el altiplano y ya de regreso al país.

La reventa se hacía en domicilios de Godoy Cruz y Guaymallén, según la pesquisa criminal.

Más de veinte allanamientos fueron necesarios para atrapar a la banda narco. Ocurrieron en Mendoza pero también en otras localidades argentinas, a poco de que los delincuentes cruzaran desde Bolivia.

Seguir leyendo