Diario Uno > Judiciales > Salomón

"Salomón caminaba de un lado al otro con un machete en la mano"

Un vecino de Daiana Aballay contó que antes del ataque que sufrió la joven, vio a Sebastián Salomón caminar por la cuadra de un lado a otro con un machete

"Un vecino dice que estaba afuera barriendo la vereda y que vio a Sebastián Salomón que iba y venía por la cuadra con un machete en la mano", relató Leslie, una amiga de toda la vida de Daiana Aballay, quien aseguró que nadie jamás se imaginó lo que podía llegar a pasar. Dijo que el hijo de la víctima saltó la medianera para pedir ayuda porque "estaban matando a su mamá".

Leslie contó a Diario UNO que hacía menos de un mes que Daiana, su pareja Alexander y el hijo de ambos, de 5 años, se mudaron la casa de calle Necochea al 2710, del barrio Espejo, en Las Heras. Antes, ella vivía con sus padres, a muy pocas cuadras de allí, en el barrio Sismo V.

Fueron amigas del barrio desde que eran chicas: "Daiana no molestaba a nadie, no tenía maldad alguna, era muy compañera", recordó Leslie, quien no puede borrar de su cabeza la imagen de su amiga tendida en el suelo, llena de sangre, luego de haber sido atacada.

"El marido de Daiana es remisero entonces se va temprano, después pasa un rato, se vuelve a ir y en las noches está siempre", dijo Leslie, quien dedujo: "Este tipo estuvo mirándola. Sabía cuándo se quedaba sola".

Todo le cerró aún más, cuando un vecino contó que mientras él barría la vereda, vio a Sebastián Salomón, de 20 años, "ir y venir" por la calle, a la altura de la casa de Daiana, con un machete en la mano, pero como era conocido del barrio, no le prestó mayor atención ni le pareció raro verlo. De hecho, trabajaba para otro vecino a quien le limpiaba la vereda y le hacía otros trabajos menores.

Pero luego que este hombre entró a su casa, fue cuando ocurrió el ataque. Salomón entró a la casa de Daiana y abusó de ella mientras la hería con un machete.

Su pequeño hijo de 5 años escapó y fue directo a la casa de al lado, donde le pidió ayuda a su vecino porque estaban "matando" a su mamá, contó Leslie.

Este hombre quiso entrar a la casa de Daiana, pero ella desde adentro le dijo que no lo hiciera porque el agresor estaba con un machete y lo iba a matar.

De alguna manera el pequeño habría llamado a su madrina, a quien le pidió que le avisara a su papá que había un hombre golpeando a su mamá en su casa.

Más vecinos se sumaron en el lugar, y mientras esperaban a la policía, Salomón escapó por los techos.

Daiana Aballay, con lo último que le quedaba de fuerzas, y bañada en sangre, salió de la casa y solo preguntaba dónde estaba su hijo, hasta que se desplomó en la vereda.

En ese momento llegó Leslie y no podía creer lo que veía. Alexander, marido de la víctima, llegó al lugar, la subió a su auto y la llevó al Hospital Carrillo aún con vida.

Mientras, en medio de la desesperación, Leslie y la madre de Daiana entraron a la casa para ver dónde estaba el pequeño de 5 años. Y el escenario fue el peor. "Estaba todo lleno de sangre, la cama también", dijo su amiga entre lágrimas.

El pequeño estaba en la casa del vecino al cual había acudido para pedirle ayuda, y estaba en buen estado de salud, aunque en shock por lo que acababa de pasar.

Luego de esto, algunos indicaron que hace un tiempo Salomón había manoseado a una nena, y Leslie contó que se enteró que había seguido a una de sus hermanas, por lo que siempre que salían a comprar iban acompañadas o las miraban desde la puerta de la casa. "Siempre lo vi como un tipo normal, nunca le vi nada malo, nunca me imaginé".

Cubierta de una inmensa tristeza, Leslie pidió "que no lo dejen inimputable. Siempre salen con lo mismo, que tienen trastornos mentales y termina en la nada. Esto tendría que acabar, tendría que ser pena de muerte, no se puede seguir viviendo así. Los derechos de este tipo terminan cuando hacen este daño. Basta de derecho humanos, él no tenía derecho de quitarle la vida a ella".

Seguir leyendo